El precio del petróleo hoy se contrajo nuevamente por tercer día consecutivo debido a la prohibición de la aplicación de algunas vacunas en Europa, la caída en las ventas minoristas en los Estados Unidos y las masivas compras de crudo iraní por parte de China.

El barril de la variedad WTI perdió hoy 1,1% para cerrar en 64,70 dólares mientras que el tipo Brent cedió 0,9% y concluir en 68,30 dólares, de acuerdo con datos suministrados por la agencia Bloomberg.

La prohibición de la aplicación de la vacuna de AstraZeneca en varios países europeos ha generado dudas sobre una rápida recuperación económica de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, la caída en las ventas minoristas y en los pedidos de bienes manufacturados en los Estados Unidos, ha puesto en duda, los niveles de actividad.

Al mismo tiempo, un torrente de petróleo iraní ha estado llegando a China en las últimas semanas y está desplazando las importaciones de otras naciones, lo cual amenaza con complicar los esfuerzos de la alianza OPEP + para restringir el suministro en el mercado global.

China es el mayor importador de petróleo crudo del mundo, está comprando actualmente cerca de 1 millón de barriles por día de crudo a Teherán, según estimaciones de operadores y analistas.

La mayoría de las refinerías de todo el mundo se muestran reticentes a comprar crudo iraní debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos a Irán, debido a que pueden tener repercusiones como la separación del sistema bancario estadounidense.

Sin embargo, el repunte de los precios mundiales del crudo está haciendo que el petróleo iraní que aplica fuertes descuentos sea cada vez más atractivo para los compradores chinos.

Esto también está produciendo un obstáculo en el acceso a los puertos chinos debido a la presencia de super tanques con crudo procedente de Irán.

Irán es miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, pero está exento de las restricciones de suministro y vende su crudo más barato. Sin embargo, la preferencia de China por su crudo barato está desplazando la demanda de países de la OPEP.

Con el aumento de los flujos desde Irán, la menor demanda china al resto de los países de la OPEP, empuja los precios a la baja.

En tanto, el oro cerró plano y sin variantes en 1.730 dólares la onza. (Télam)