El precio internacional del barril de petróleo cerró noviembre con una suba acumulada de 32% promedio, a pesar de la baja de hoy, enmarcada por la cumbre de los países productores que aún no han decidido si prorrogan el esquema de cortes en la producción de crudo y con la mira puesta en los efectos de la pandemia de coronavirus.

El barril de la variedad WTI concluyó la rueda a 45 dólares con una leve baja de 0,5% pero ganando en noviembre 32%, mientras que el tipo Brent cerró en 47,50 dólares con una suba mensual del 30%, luego de haber caído hoy 1%, según datos de la agencia Bloomberg.

El mercado estuvo pendiente de la reunión ministerial de la OPEP+ que terminó hoy sin consenso y proseguirá mañana, con el objetivo de definir si extenderá sus recortes de producción de 7,7 millones de barriles diarios, a partir de enero o incrementará gradualmente su suministro.

Las posiciones están muy abiertas, ya que los principales jugadores como Arabia Saudita y Rusia quieren mantener los recortes por tres meses más mientras que Irán, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Libia quieren terminar con los recortes tal como estaba previsto.

Los EAU quieren exigir que antes de extender el recorte, todos los países participantes cumplan al ciento por ciento con su cuota del compromiso, en tanto que Rusia prefiere restaurar gradualmente la producción a partir de enero y Arabia Saudí insiste en una prolongación por tres meses de las actuales restricciones al bombeo.

Pese a la incertidumbre a corto plazo por la pandemia, el mercado cuenta con una perspectiva de demanda alcista para la segunda mitad de 2021 y tiene las esperanzas puestas en las vacunas contra la covid-19 que han desarrollado varias farmacéuticas, con buenos resultados de eficacia.

Ese optimismo ha impulsado los precios del crudo a su mayor suba desde mayo.

Por su parte, el oro perforó el piso de los 1.800 dólares y concluyó con una baja de 0,5% en la jornada al cerrar en 1.780 dólares por onza y descenso en noviembre de 5,3%. (Télam)