El barril de petróleo se recuperó hoy en Nueva York de la caída de ayer, debido a que los operadores e inversores juzgaron que la baja en las solicitudes de subsidios al desempleo y el mayor gasto de los consumidores impulsarán la demanda en Estados Unidos.

El barril de la variedad WTI volvió a situarse por encima de los 70,20 dólares y ganó 0,3% mientras que el tipo Brent aumentó en la misma proporción para cerrar en 72,40 dólares, según cifras suministradas por la agencia Bloomberg.

Las solicitudes por nuevos subsidios al desempleo bajaron por sexta semana consecutiva y el número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó al nivel más bajo en casi 15 meses.

Al mismo tiempo, la inflación se aceleró en mayo a un ritmo del 0,6% respecto de abril, mientras que los precios al consumidor aumentaron anualmente al 5%, a medida que la pandemia continúa disminuyendo.

Para los analistas y los operadores, más actividad comercial significa que habrá un mayor consumo de energía, y una mejor economía llevará a traccionar la demanda mundial.

Sin embargo, el objetivo inmediato es que la temporada estival del hemisferio norte termine de consolidarse en una mayor actividad en todo el complejo de la industria del ocio, la hospitalidad y el turismo, aumentando el gasto en combustible tanto en las rutas como en la aeronavegación comercial.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) pronosticó que la demanda de petróleo aumentaría un 6,6%, el equivalente a unos 6 millones de barriles diarios durante 2021.

Los precios del crudo están en alza y por ahora mientras continúen las diferencias entre Irán y la OIEA, la agencia mundial del control nuclear, el régimen de Teherán no podrá exportar nuevamente petróleo.

En tanto, los datos de la inflación potenciaron el apetito por el oro y los metales como un refugio ante la suba de precios.

El oro volvió a superar los 1.900 dólares y subió 0,4%. (Télam)