Los precios del petróleo registraron hoy una nueva baja debido a un aumento de los inventarios en los Estados Unidos y tras el informe de la Agencia de Informaciones de Energía (AIE) en el cual indica que no habrá problemas en el suministro de crudo.

Así, el barril de la variedad WTI bajó 0,4% para pactarse en 64,50 dólares, mientras que el tipo Brent bajó 0,6% para cerrar en 68 dólares, según valores suministrados por la agencia Bloomberg.

Un informe del la AIE mostró que los stock de petróleo aumentaron por cuarta semana consecutiva y señaló que "los mercados no están al borde de un nuevo superciclo de precios y que cualquier preocupación por una escasez de suministro está equivocada".

Los precios reflejaron al final de la rueda la decisión de la Reserva Federal de mantener las tasas de interés y su proyección de que continuarán cercanas a cero al menos hasta 2023, junto con una mejora de su perspectiva económica.

Los stocks de petróleo de Estados Unidos superaron los 500 millones de barriles por primera vez este año.

Si bien los recortes de producción de la OPEP+ y los avances con las vacunas han estimulado un fuerte repunte, los precios han fluctuado en las últimas semanas debido a que el aumento de la demanda sigue siendo irregular y persisten los riesgos de suministro.

Aunque no existe una tendencia definida, el consumo está subiendo en algunas regiones de los Estados Unidos y Europa.

"La OPEP y sus aliados podrían desplegar rápidamente su capacidad de producción estancada para sofocar los repuntes de los precios del petróleo", dijo la AIE, para luego añadir que "la demanda no volverá a los niveles previos al virus hasta 2023".

Mientras tanto, el procesamiento de crudo en las refinerías subió la semana pasada y muchas de las plantas afectadas por la ola polar volvieron a estar en funcionamiento, según la EIA.

En tanto, el oro cerró la jornada con una suba de 0,8% con contratos pactados en 1.744 dólares por onza.

(Télam)