Los precios del petróleo subieron hoy por séptima jornada consecutiva hasta alcanzar niveles máximos desde enero del 2020.

El precio de la variedad WTI ganó 0,7% y cerró a 58,40 dólares, al tiempo que el tipo Brent subió 1% hasta 61,14 dólares, según datos proporcionados por la agencia Bloomberg.

Las alzas continúan en la medida que los recortes de suministros de grandes países exportadores y el optimismo sobre la recuperación de la demanda de combustible ofrece un respaldo a los mercados de energía.

Los operadores y los inversores más allá del entusiasmo por la recuperación de los mercados del Asia, entienden que el recorte adicional de bombeos en el Golfo Pérsico y el retraso del dólar, trazará una curva de precios ascendente al menos hasta el primer trimestre del año.

El dólar perdió un 0,4% contra una canasta de monedas, lo que hacía más atractivos los precios de las materias primas para los inversores fuera de Estados Unidos.

Arabia Saudita está reduciendo su suministros en febrero y marzo, a razón de un millón de barriles diarios, además de los recortes de productores de la OPEP y sus aliados, lo que ha derivado en proyecciones de un déficit de petróleo este año.

El mercado del crudo se viene recuperando desde que la OPEP+ decidió intensificar los controles en la producción de los países miembros.

Pero los analistas no creen que los precios puedan mantenerse al alza por mucho tiempo ya que la incorporación a la producción a pleno de algunos países como Irán, o Libia, supondrán una suba en la oferta, al tiempo que la vuelta a la actividad de los no convencionales, agregará más suministros.

En tanto, el oro subió 0,3% para cerrar luego en 1.837 dólares. (Télam)