El precio del barril de petróleo aumentó hoy en Nueva York debido a que los inversores evaluaron que la rápida propagación de la variante Ómicron tiene menos efectos que las cepas anteriores, sin tomar como factor determinante las restricciones y suspensiones de vuelos aerocomerciales que se registran en todo el mundo.

El barril de la variedad WTI ganó 2,6% y cerró en 75,70 dólares mientras que el tipo Brent subió 3,3% y se pactó en 78,70 dólares, según cifras suministradas por el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

En los Estados Unidos, el número de casos diarios superó al de las variantes anteriores mientras China registró el mayor número de contagios desde enero pasado.

Cientos de vuelos fueron cancelados en los EE.UU. por falta de personal de cabina que resultó infectado por la nueva variante del Covid-19.

A pesar de la difusión de la propagación de las infecciones y los menores vuelos el número de desplazamientos por el país fue importante durante el fin de semana de la Navidad, lo que contribuyó a la suba de precios.

Sin embargo, hay algunos signos de menor consumo en Asia y la estructura del mercado de crudo se ha debilitado significativamente, lo que indica un exceso de oferta en el corto plazo.

Click to enlarge
A fallback.

El Ómicron de rápida expansión ha obligado a las aerolíneas a cancelar algunos servicios debido a la escasez de tripulación, lo que amenaza con un repunte incipiente en el uso de combustible para aviones. 

Anthony Fauci, el principal asesor médico de la Casa Blanca dijo que los estadounidenses deben permanecer atentos contra la nueva cepa, a pesar de la evidencia de que sus síntomas pueden ser menos graves, porque el volumen de casos aún puede abrumar a los hospitales.

Mientras tanto negociaciones para resucitar el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales se están moviendo hacia un estado de limbo. Un acuerdo nuclear con Irán podría allanar el camino para la reanudación de los flujos oficiales de crudo.

Por su parte, los contratos de gas natural se negociaron con una fuerte suba de 8,9%, dejando la cotización por encima de los 4 dólares, su valor máximo en dos meses.

El contrato para adquirir un millón de BTU se negoció a 4,06 dólares, debido a la fuerte disminución de las temperaturas en el hemisferio norte.

Finalmente, el oro se estabilizó después de tres días de ganancias mientras los inversores evaluaban la gravedad de la variante Ómicron, la suba de la inflación y la promesa del banco central de China de apoyar la economía real.

El oro cerró a 1.812 dólares y se dirige a la primera pérdida anual en tres años a medida que se reducen los estímulos monetarios que generaron la inflación. (Télam)