El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, afirmó hoy que la capitalización de la empresa de tecnología e infraestructura Impsa permitió preservar 720 puestos de trabajo, y continuar con la actividad de unas 100 pymes vinculadas con la compañía.

"Ahora tenemos una empresa con mayoría estatal y el desafío es que sea eficiente en su desarrollo tecnológico. Pudimos preservar 720 trabajadores y una red de 100 pymes que trabajan en torno de Impsa", señaló Kufas en declaraciones a la radio Trend Topic.

El funcionario indicó que hace tiempo venían siguiendo con "mucha preocupación" la situación de la empresa, que estaba "al borde de la desaparición y arrastraba una crisis financiera".

"Cualquier empresa que cierra nos preocupa, pero en el caso de Impsa hay un elemento adicional, que es su tecnología única en el mundo y de hecho ha ganado muchas licitaciones internacionales", indicó Kulfas.

En este sentido, añadió que "perder Impsa hubiese sido catastrófico para la Argentina ya que representa años de conocimiento científico, de ingenieros fuertemente calificados, de trabajadores con conocimientos técnicos muy importantes".

Explicó que con la deuda reestructurada por la propia empresa, el "Estado Nacional está aportando cerca de 15 millones de dólares para capital de trabajo en los próximos meses, y también hay que destacar la participación del gobierno de Mendoza que se quedó con un 20% de las acciones".

"Que quede claro que no nos apropiamos de nada, sino que avanzamos en el diálogo con la propia compañía y con el gobierno de Mendoza, por tratarse de una empresa emblemática para el país y toda América Latina. Dos fuerzas políticas distintas pudimos ponernos de acuerdo", concluyó el ministro Kulfas.

Bajo este esquema, el Estado nacional se convertirá en el principal accionario con el 63,7% del total y el Estado provincial participará con el 21,2%, de la empresa considerada estratégica por ser considerada la única en su tipo en el país y la región, con capacidad de desarrollo de grandes obras energéticas y de infraestructura.

En concreto, el Estado nacional inyectará un total de $ 1.362.900.000 pesos al capital de Impsa, por lo que su participación accionaria pasa a ser del 63,7%, mientras que el Estado provincial aportará $ 454.300.000 pesos, quedándose así con el 21,2% de las acciones.

El porcentaje restante (15,1%) permanecerá en manos privadas, correspondiendo un 9,8% de las acciones al fideicomiso de acreedores y otro 5,3% para el fideicomiso de la familia fundadora.

Esta capitalización le permitirá a la compañía con sede central en Mendoza consolidar su operación en la Argentina, y al mismo tiempo volver a competir en los mercados que lideró durante décadas, como Asia, Europa, África, y América, lo que ayudará a generar las divisas que la economía argentina necesita.

Para este año, Impsa tiene previsto competir para llevar a cabo proyectos en Latinoamérica, Estados Unidos, India y el sudeste de Asia. (Télam)