El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, ponderó hoy la agrobioindustria y sostuvo que "este nuevo concepto es el lanzamiento hacia el futuro", en el marco de la actividad de cierre del evento 4 Cadenas 2021, organizado por las cadenas agrícolas empresariales.

Domínguez planteó que en el marco de la pandemia del Covid-19, "el campo estuvo trabajando desde el primer día" y "junto con algunas industrias fueron los que rápidamente dieron respuesta a la crisis".

En este sentido, destacó la labor del sector agroindustrial y planteó: "Estamos repensando el ministerio; nuestro ministerio fue creado para otro tiempo; estamos tratando de repensar el rol de Senasa, que como organismo certificador es nuestra carta de presentación al mundo, y estamos repensando también en cómo dejar todos los instrumentos necesarios para que el INTA pueda acompañar directamente en el trabajo intensivo a los productores".

"Estamos convencidos desde el ministerio que esta etapa debe tener, por lo menos, -estructurado a partir del diálogo- dos ideas centrales: uno es la biotecnología, tenemos que lanzarnos al conocimiento, aprovechar los mejores técnicos, tenemos que tener una visión universal con sentido del desarrollo de las capacidades nacionales" señaló el funcionario y agregó que "lo segundo, es la sustentabilidad ambiental, hoy el tema ambiental tiene un valor económico adicional".

Domínguez puntualizó que se deben "aunar todos los procesos de certificación que el sector privado ya está haciendo para ponerlo como marca país", que dará a la Argentina "una extraordinaria oportunidad" en los "negocio globales", consideró.

En la apertura de la actividad, dialogaron los presidentes de las cadenas empresarias, Luis Zubizarreta, por la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja); Enrique Moro, por la Asociación Argentina de Girasol (Asagir); Miguel Cané, por la Asociación Argentina del Trigo (Argentrigo); y Alberto Morelli, por la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar).

Click to enlarge
A fallback.

"Estamos pasando un momento maravilloso, el mercado no solamente nacional sino internacional también como es conocido nos lleva para un lado y para el otro, el año 2020 ya fue auspicioso, no tanto en la parte productiva, el 2021 se repite también una sequía en el norte que reduce un poco la superficie prevista, pero en general hay muy buena perspectiva", afirmó Moro.

Por su parte, Cané expresó el deseo del sector de que "las cosas cambien" en referencia a la intervención el Gobierno en los mercado por lo que consideró los "resquemores de que no va a alcanzar para el consumo interno, para lo propio".

Pero "la realidad es que años y años de errores en la Argentina, la mayoría de la gente sensata, inclusive adentro del Gobierno, lo visualiza y sabe que es así, y sin embargo, hay que luchar todavía contra algunas cosas que esperamos que puedan cambiar en el mediano plazo o en el corto plazo, somos optimistas", sostuvo.

"Las intervenciones en el mercado llevaron a la disminución de áreas como ya sucedió en el trigo, en el maíz, cuando se sacaron las intervenciones ambos casi han duplicado la superficie. Aparte están partiendo de una premisa que es errónea porque nunca faltó maíz en la Argentina, es imposible que falte con la cantidad de maíz que se produce en la Argentina, entonces cualquier pensamiento que vaya en esa línea, que busque limitaciones en el mercado, es asegurarnos en el futuro tener menos maíz", puntualizó Morelli al identificar las dificultades que observan como sector.

Zubizarreta manifestó dijo que el sector está convencido de que es "parte de la solución, de que la Argentina para salir de la crisis tiene que dejar de morderle a los que hacen las cosas bien y todo lo contrario, potenciarlo".

"Tal vez, hay una visión de que este sector representa a unos pocos, y no hemos logrado convencer a la sociedad que si a la agroindustria le va bien esto impacta en toda la sociedad, incluso a la sociedad urbana", concluyó. (Télam)