El secretario general de la ONU, António Guterres, exhortó hoy a la comunidad internacional a implementar “un nuevo mecanismo” destinado a aliviar la deuda de los países más pobres en el contexto de la pandemia de coronavirus.

Guterres hizo “un llamado a acciones urgentes” en medio de “la peor recesión desde la Gran Depresión”, en una conferencia sobre financiamiento al desarrollo organizada en la sede de la ONU en Nueva York.

El funcionario sostuvo que los países del G20 -que reúne a las naciones más poderosas- gastaron cerca de 16 billones de dólares para reactivar sus economías, pero muchas naciones con menos recursos no pueden hacer lo mismo.

“Alivios adicionales y puntuales de la deuda a favor de países vulnerables, incluyendo países de ingreso medio, serán en definitiva necesarios”, reclamó Guterres, según la agencia de noticias AFP.

El diplomático portugués sostuvo que mecanismo del G20 para suspensión del servicio de la deuda, que vence a fines de junio próximo, debe prolongarse hasta 2022 y ser propuesto a los países de ingreso medio que lo necesiten.

“Estamos al borde de una crisis de la deuda”, advirtió el secretario, quien señaló que “un tercio de las economías emergentes están expuestas a un riesgo alto de crisis presupuestaria” y hay seis países en default, incluyendo Zambia y Líbano por primera vez en su historia.

Ayer, en una entrevista con la televisora canadiense CBC, Guterres criticó a los países desarrollados por haber creado una “reserva” de vacunas contra el coronavirus y les pidió que compartan esos medicamentos con el resto del mundo, para ayudar a poner fin a la pandemia.

“Estoy muy preocupado por esta distribución tan injusta de vacunas”, afirmó, y sostuvo que “es de interés de todos asegurarse de que, tan pronto como sea posible y de manera justa, todos se vacunen en todas partes y que las vacunas sean consideradas un bien público verdaderamente mundial”. (Télam)