La economía mundial será el próximo año tan débil como en 2009 tras la crisis financiera, con un crecimiento que podría reducirse al 1,2%, con América Latina como "protagonista positiva", pronosticó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

Los economistas del IIF Robin Brooks y Jonathan Fortun sostuvieron en una nota que el conflicto entre Rusia y Ucrania es uno de los factores de ese panorama debido a que corre el riesgo de convertirse en una "guerra eterna", según la agencia de noticias Bloomberg.

Al respecto, afirmaron que "la gravedad del próximo golpe al PIB mundial depende principalmente de la trayectoria de la guerra en Ucrania".

"Nuestro caso base es que los combates se prolonguen hasta 2024, dado que el conflicto es ´existencial´ para el presidente de Rusia, Vladimir Putin, remarcaron los analistas.

El grupo comercial avizora que la desaceleración estará liderada por Europa, la región más afectada por la guerra con una contracción de 2% tras el descenso de confianza de los consumidores y las empresas.

En Estados Unidos, el IIF pronostica que el PIB aumente 1%, mientras que América Latina será la "protagonista positiva", con una expansión de 1,2% producto de las exportaciones de materias primas, alimentos y energía.

Según el IIF, con sede en Washington, el mayor motor de la economía mundial el año que viene será China, donde es probable que se relajen las restricciones por la Covid-19.

(Télam)