El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó que el Plan Gas.Ar puesto en marcha hoy va a permitir tener "tarifas razonables" con un esquema acorde a las posibilidades de los hogares, la competitividad de las empresas y las condiciones de inversión, y ratificó que no van a estar dolarizadas.

"El esquema tarifario del Gobierno anterior no era razonable así que se estará revisando, porque dolarizar tarifas no lo consideramos una alternativa razonable en absoluto a los objetivos del desarrollo argentino", afirmó Guzmán tras el lanzamiento del plan de incentivo a la producción de gas que encabezó esta tarde el presidente Alberto Fernández.

Las definiciones del ministro se producen en el marco del proceso de descongelamiento de tarifas que se anticipa comenzará a resolver el Gobierno nacional en los próximos tres meses, para lo cual se plantea la posibilidad de contar con tarifas de transición, la posterior convocatoria a una nueva Revisión Integral Tarifaria (RTI) y un nuevo esquema de subsidios.

Durante el acto, el Presidente destacó que el Plan Gas.Ar es producto de un acuerdo que se fue "construyendo y adecuando" con las empresas y las provincias "para que funcione y rinda para todos: para que genere más gas para la Argentina, deje mejores regalías a las provincias y genere mayores recursos fiscales".

Fernández presentó la puesta en marcha de la iniciativa acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Interior, Eduardo "Wado" De Pedro; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el ministro Guzmán, el secretario de Energía, Darío Martínez; y la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Luz Videla Oporto.

También asistieron los gobernadores de La Pampa, Sergio Ziliotto; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; y Salta, Gustavo Sáenz; el vicegobernador de Santa Cruz, Eugenio Quiroga, y participó de forma virtual el mandatario de Tierra del Fuego, Gustavo Melella.

En el Museo del Bicentenario se destacaron las presencias de los directivos de las principales petroleras, entre ellos Guillermo Nielsen y Sergio Affronti ,de YPF; Marcos y Alejandro Bulgheroni, de Pan American Energy; Gustavo Mariani y Marcelo Mindlin, de Pampa Energía.

También estuvieron Hugo Eurnekian de CGC; Germán Macchi de Plus Petrol; Dominique Marion de Total Austral; Carlos Ormachea de Tecpetrol); Daniel De Nigris de ExxonMobile, Paolo Rocca de Techint; Eric Dunning de Chevron; Marcelo Asis de Shell; y Pablo Vera Pinto de Vista Oil & Gas.

Tras la presentación del nuevo esquema de oferta y demanda "transparente, abierto y competitivo" para la formación del precio del gas natural, Guzmán consideró que el Plan será "fundamental para la estabilidad macroeconómica y la estabilidad cambiaria".

"Va a permitir tener que depender menos de las importaciones y tener tarifas que sean razonables, que están alineadas con un país más competitivo, que tiene acceso a la energía de forma eficiente y sostenible", señaló el ministro en un contacto con la prensa luego del acto.

En ese sentido, aseguró que "el esquema tarifario del Gobierno anterior no era razonable así que se estará revisando" y reiteró que "lo de dolarizar tarifas no es considerada una alternativa razonable en absoluto a los objetivos del desarrollo argentino".

Ese nuevo esquema que el Gobierno viene anticipando para 2021 "debe estar asociado a tarifas razonables para los hogares, para que las empresa tengan competitividad, que también dé incentivos para la inversión y que se enmarque en el programa presupuestario que postula un ratio de subsidio sobre producto que va a permanecer constante respecto a 2020", dijo Guzmán.

Por su parte, el secretario Martínez precisó que "el costo fiscal del Plan Gas será de US$ 600 millones con un cálculo muy conservador, entendiendo un precio que va a estar debajo de la licitación", y tal como está previsto presupuestariamente para el próximo año.

El funcionario explicó que ese monto se calculó sobre el promedio de US$ 2,3 del costo de la energía que se traslada actualmente a tarifa, mientras que el resto se compensa mediante un esquema de subsidios que el Gobierno ya anticipó será más focalizado hacia los sectores de menores ingresos.

El Plan Gas.Ar puesto en marcha hoy apunta a generar un ahorro fiscal superior a los US$ 2.500 millones para el período 2021-2024 y miles de puestos de trabajo para operar nuevos equipos de perforación y sets de fractura, promoviendo el desarrollo de agregado nacional en la cadena de valor de toda la industria gasífera.

A la vez, el programa proyecta viabilizar un monto de inversiones por parte de las empresas productoras de aproximadamente US$ 6.500 millones en los próximos tres años, a través de una sinergia público privada que favorecerá la reducción de precios y el crecimiento de la recaudación fiscal a nivel nacional, provincial y municipal.

En las proyecciones del Gobierno se asegura que esto permitirá revertir la caída de la producción registrada en los últimos años, evitar cortes de suministro y sustituir importaciones de combustibles alternativos (GNL y líquidos) por un monto de US$ 9.300 millones. (Télam)