El Gobierno nacional anunció hoy una masiva reducción de los derechos de exportación para productos orgánicos y regionales, que en algunos casos quedan eliminados, con el objetivo de fomentar la producción, crear empleo e impulsar la agregación de valor.

En el caso de los productos orgánicos dejarán de tributar vinos, puré de manzana, azúcar de caña y arroz, que hoy tienen alícuotas que rondan el 5%, informó el Ministerio de Economía.

El beneficio para productos regionales prevé la eliminación de las retenciones del maní (en algunas de sus presentaciones), del maíz pisingallo, de semillas para siembra, de mermeladas y confituras, de distintos tipos de harinas, y de hilados y tejidos hechos de lana y pelos.

De esta manera, el Gobierno le da una señal al sector exportador con una medida que favorece la diversificación de las exportaciones agropecuarias e incentiva el agregado de valor local.

"Esto repercute en el mediano y largo plazo en un mayor volumen de producción y empleo, potenciando el desarrollo exportador del país", señalaron voceros del Palacio de Hacienda.

En el sector de los productos orgánicos, maíz y trigo pasan de alícuotas actuales del 12% al 7%, en tanto que la soja bajará del 33% al 28%, mientras que para la harina de soja la reducción será del 28% al 25%.

Click to enlarge
A fallback.

Se destacó que la baja de retenciones para productos orgánicos "apunta a que la Argentina se pueda alinear con la tendencia del mercado mundial, aumentando la cantidad de productos exportados con certificación orgánica y ganar nuevos mercados".

En línea con la necesidad de fomentar un consumo responsable, existe una creciente demanda de productos biológicos, ecológicos y orgánicos, particularmente durante la pandemia de coronavirus, que mostró un crecimiento del consumo de alimentos en favor del sector orgánico.

De hecho, durante el año pasado se registraron 1.200 productores orgánicos y 49 empresas de productos orgánicos se dedicaron a la exportación, de las cuales 19 exportaron menos de US$ 3 millones.

"Somos el segundo país en el mundo con mayor cantidad de hectáreas sembradas con productos orgánicos, con más de 3,7 millones de hectáreas, sólo por detrás de Australia", señalaron en Economía.

En cuanto a los productos regionales, además de la eliminación de retenciones ya señaladas, pasan a tener derechos de exportación más bajos el maní (en sus presentaciones cuyos derechos de exportación no fueron eliminados), la harina micronizada de soja para consumo humano, los alimentos para animales en bolsas menores a 50kg y las ceras vegetales.

También se eliminan las retenciones de las harinas de avena, de quinoa, de arroz, de centeno, de sémola, de porotos, de garbanzos, de arvejas, de lentejas, entre otras.

La eliminación de retenciones incluye además a las semillas para siembra de numerosos cultivos: nuez, almendra, algodón, mostaza, cártamo, melón, amapola, alfalfa, como también para la siembra de hortalizas.

Asimismo, se reduce la alícuota de la harina de maíz a 3% en envase de hasta 20 kilos, y en el caso de la harina micronizada de soja para consumo humano bajará del 31% a 12%.

Las economías regionales son actividades productivas localizadas a lo largo de todo el territorio nacional, que generan productos para consumidores del mercado local e internacional.

"Entre 2015 y 2020, las exportaciones de los productos alcanzados por este decreto se ubicaron cerca de los US$ 2.000 millones y no tuvieron volatilidad", destaca la información difundida en el Palacio de Hacienda.

Ambos beneficios fiscales se difundieron a través de los decretos 851/2021 y 852/2021 publicados hoy en el Boletín Oficial.

“Teniendo en cuenta la delicada situación macroeconómica actual, como también la necesidad de promover las exportaciones para un mayor crecimiento y desarrollo, al momento de elegir los productos a incluir en la presente medida, se consideraron aquellos productos agropecuarios de las economías regionales que implicaran un bajo o nulo impacto en los precios internos”, puntualizó el Poder Ejecutivo Nacional. (Télam)