El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó hoy que la Argentina y el organismo multilateral "continúan las conversaciones" enfocadas en un nuevo programa de Facilidades Extendidas, a 10 años de plazo.

Por otro lado, el organismo volvió a señalar que aún está en discusión el mecanismo de reasignación de las reservas que van a recibir los países más ricos que no las necesiten, cuando se repartan los 650.000 millones de dólares en DEG a fines de agosto.

En una conferencia de prensa ofrecida hoy, el vocero del Fondo, Gerry Rice, confirmó que las discusiones con la Argentina son "muy productivas", y que las mismas siguen siendo en torno de un plan de facilidades extendidas, que demanda unos diez años de plazo para la devolución total del préstamo.

"Las conversaciones fueron muy productivas y hubo avances en varios ámbitos, como se mencionó" en un comunicado reciente, dijo Rice sobre la misión técnica del Fondo con la Argentina que tuvo lugar en Venecia, Italia, el fin de semana.

En tanto, indicó que "esas conversaciones proseguirán" y que aún no hay "una fecha específica" sobre cuándo se podría finalmente alcanzar un acuerdo entre las partes.

Tras la reunión, Economía y el Fondo coincidieron en destacar avances en tres áreas clave: políticas para el desarrollo del mercado de capitales doméstico, la administración tributaria y el desarrollo de sectores generadores de divisas.

"Las reuniones de los equipos técnicos arrojaron avances y entendimientos en temas clave del programa económico del Gobierno con el que se busca apuntalar la recuperación económica con creación de trabajo, crecimiento con agregación de valor y estabilidad macroeconómica duradera", indicó el martes último el Ministerio de Economía en un comunicado.

Asimismo, Rice precisó conceptos sobre lo aprobado esta semana en el G20 en relación con el FMI, y, entre esas cuestiones, señaló que están, por un lado, la distribución de los 650.000 millones de dólares de reservas en DEG que recibirán los países, que será a fines de agosto; y por otro lado, la creación de un fondo para reasignar las reservas de países que no necesiten el reparto primario que realizará el FMI.

Ese fondo se denomina de resiliencia, y podría resultar en una fuente de financiamiento adicional para los países. No obstante, Rice precisó que aún no está definido qué tipo de países recibirán dicha reasignación, es decir, si serán sólo los países más vulnerables, que ya tuvieron en el pasado una experiencia de reasignación de DEG; si también se incluirán los países de ingresos medios para que califique la Argentina.

"La Argentina al igual que los demás países, podrá recibir una asignación a fines de agosto, en conformidad con la cuota del FMI, como sucede en otros países", y en particular el país recibirá unos u$4.450.000.

Asimismo, continuó Rice, "hemos hablado de la posibilidad de crear un fondo fiduciario de resiliencia para países pobres y vulnerables; pero por el momento nos concentramos en la asginación de DEG; luego vendrá el Fondo para reasignar y canalizar los fondos (de países que no los necesiten que también estamos examinando". dijo.

No obstante, señaló que "estamos aún en una etapa temprana de desarrollo del fondo fiduciario y, por lo tanto, de saber quién tendría derecho a acceder" al mismo.

En otro orden, consultado sobre si era requisito o no que la provincia de Buenos Aires salga del default para que la Argentina pueda cerrar un nuevo programa con el FMI, Rice expresó: "El Fondo sólo puede prestar a un país si las políticas se cumplen y eso no incluye a un Estado subsoberano", aclaró.

(Télam)