El endeudamiento del Gobierno del Reino Unido alcanzó un nuevo récord en diciembre de 17.300 millones de libras esterlinas, con un aumento del 15% en un año, según informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

Los expertos señalan que el aumento de la deuda pública se debe principalmente a los mayores gastos en salud, educación, defensa y bienestar social.

Los préstamos, la diferencia entre el gasto y los ingresos fiscales, ascendieron a 27.400 millones de libras esterlinas, la mayor cantidad para cualquier diciembre desde que comenzaron los registros en 1993.

Los expertos señalaron que la inflación fue el principal factor detrás del aumento de los préstamos.

La inflación está en su nivel más alto en 40 años, lo que pone a millones de hogares bajo presión.

Esto se debe al aumento de los costos de la energía doméstica, que duplicó su precio frente al año anterior.

Para mitigar estos costos, el Gobierno redujo las facturas energéticas de los hogares en Inglaterra, Escocia y Gales en 400 libras esterlinas este invierno, y también lanzó el plan Energy Price Guarantee, que limita las facturas domésticas promedio a 2.500 libras por año.

Además, anunció recortes al gasto público en un esfuerzo por reducir el déficit presupuestario.

Sin embargo, los expertos dicen que esto será insuficiente para reducir el endeudamiento a un nivel aceptable.

El Banco de Inglaterra, por su parte, advirtió que el elevado nivel de endeudamiento es una amenaza para la estabilidad financiera del país.

Se espera que el Gobierno adopte un enfoque multilateral para abordar el problema de la deuda, incluidos mayores impuestos, recortes al gasto y reformas estructurales.

Grant Fitzner, economista jefe de la ONS, dijo a la BBC que el costo del apoyo a la factura de energía había sumado alrededor de 7 mil millones de libras a las cifras de préstamos de diciembre.

Mientras tanto, los intereses a pagar por los bonos del Reino Unido, que el Gobierno vende a inversionistas internacionales para recaudar el dinero que necesita, aumentaron de forma considerable, dijo.

Esto se debe a que muchos bonos están "vinculados con el índice", lo que significa que los reembolsos del Gobierno aumentan en línea con la medida de inflación del índice de precios minoristas, que actualmente se encuentra en niveles de dos dígitos.

No obstante, el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo que la inflación dio un giro tras la caída de noviembre y diciembre, y que probablemente seguirá cayendo en los próximos meses debido a la disminución de los precios de la energía.

Con un 10,5 %, el ritmo anual de aumento de precios es más de cinco veces superior al objetivo actual del 2 % del Banco.

Por otro lado, a medida que continúa la crisis del costo de vida, según de la BBC, el número de empresas al borde de la quiebra aumentó en un tercio a fines del año pasado, de acuerdo con datos de la firma de insolvencia Begbies Traynor.

Indicó que espera que este número siga aumentando debido a los altos costos de vida y a una reducción de los gastos de los consumidores.

Julie Palmer, socia de Begbies Traynor, afirmó que estaba recibiendo un número creciente de llamadas de dueños de negocios preocupados por su futuro.

En ese sentido, Paul Jones, cofundador de la cervecería Cloudwater Brew, dijo que la presión era como una "pesadilla interminable".

Jones aseguró que su empresa con sede en Manchester se encuentra en modo de supervivencia desde marzo de 2020, debido a altos costos, deuda, baja confianza del consumidor y problemas comerciales posteriores al Brexit.

A pesar de que sigue adelante, Jones dijo que se siente pesimista sobre las perspectivas comerciales para el 2023. (Télam)