El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) reglamentó la habilitación de vehículos de gran porte de producción nacional propulsados a gas natural, con el propósito de mejorar la calidad y eficiencia del servicio de transporte público terrestre de pasajeros o de carga, a través de una movilidad más saludable.

El objetivo de esta nueva norma (NAG-452) está orientada a "la utilización y abastecimiento del gas natural como combustible en vehículos carreteros destinados al transporte de pasajeros o de carga, desde la instancia de su producción en el país hasta los posteriores controles, inclusive luego de su comercialización", informó el Enargas a través de un comunicado.

De esta manera se apuesta a "un nuevo polo de demanda de gas natural, que traerá aparejado el desarrollo de tecnologías de alto valor agregado y la generación de nuevas fuentes de trabajo con empleo de mano de obra calificada".

Además, tiene la intención de "promover un uso seguro y racional de la energía, tomando en cuenta la utilización de tecnologías certificadas a través de reglamentaciones nacionales, de normas internacionales, regionales y de países de reconocida trayectoria en la materia.

La resolución establece que todo "fabricante de vehículos propulsados mediante el uso de gas natural como combustible deberá inscribirse como tal en el Registro de Matrículas Habilitantes (RMH), cumpliendo con todos los requerimientos ya establecidos para esa figura".

"Contar con un marco reglamentario para habilitar el uso del gas natural como combustible de vehículos carreteros, desde su producción en terminales automotrices y controles posteriores a su comercialización, también podría favorecer el desarrollo de una industria nacional de alto valor agregado, con potencial exportador", señaló el organismo.

Click to enlarge
A fallback.

Dicho esquema rescata la posibilidad de "incentivar un recurso competitivo y a escala, como resulta la producción de gas natural de la cuenca neuquina y austral, ahora impulsada por las inversiones en áreas geológicas no convencionales".

"El desarrollo de este tipo de vehículos constituye una tendencia mundial en lo que respecta al uso de combustibles cuya utilización genere un menor impacto ambiental en términos de emisiones gaseosas y sonoras", concluyó el comunicado del Enargas.

(Télam)