El déficit fiscal en marzo en los Estados Unidos fue de 659.600 millones de dólares durante el tercer mes del corriente año, el más grande desde junio pasado, llegando a 1,71 billones de dólares en el semestre octubre de 2020-marzo de 2021, informó hoy el Departamento del Tesoro.

En igual lapso anterior, el desequilibrio alcanzó los 743.500 millones.

Los desembolsos de marzo de 2021 incluyeron 339.000 millones en pagos directos de ayuda pandémica, de 1.400 dólares por persona, autorizados en virtud del proyecto de ley del Plan de Rescate Estadounidense de 1,9 billones de dólares, aprobado el mes pasado.

Con pagos adicionales en marcha, esa ley ampliará la brecha fiscal en más de 1 billón de dólares este año y más de medio billón en el año fiscal 2022, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Si bien el déficit impulsado por el gasto aumente la inflación y haga que Estados Unidos sea menos deseable para los inversores, las tasas de interés se han mantenido bajas a nivel mundial durante décadas, lo que ofrece más espacio para el gasto público.

Aun así, en un guiño a las preocupaciones sobre el déficit a largo plazo, el paquete de infraestructura y empleos de 2,25 billones de dólares propuesto por el presidente incluye un aumento en la tasa de impuestos corporativos, y es probable que una ola planificada de nuevo gasto social incluya gravámenes más altos para los ricos. individuos.

El gasto total en la primera mitad del año fiscal fue de 3,4 billones de dólares, el doble del nivel de ingresos. Hace un año, el gasto en seis meses alcanzó los 2,35 billones de dólares frente a los ingresos de 1,6 billones de dólares.

En marzo, los desembolsos totalizaron 927.200 millones de dólares, frente a los 355.800 millones de dólares del año anterior. Los ingresos aumentaron menos drásticamente, a 267.600 millones desde 236.800 millones de dólares.

(Télam)