Las cuentas públicas registraron en febrero un déficit primario de $ 18.757 millones, que se elevó hasta $ 64.317 millones si se considera el pago de intereses de la deuda pública de $45.559 millones, con lo cual el déficit financiero del mes fue "el más bajo en los últimos seis años", se informó oficialmente.

La dinámica fiscal de febrero "ha mostrado un sendero compatible con los objetivos buscados por el Gobierno nacional: una expansión del gasto primario con una mayor incidencia de los gastos de capital y una mejora significativa en los ingresos, que permite fortalecer la sostenibilidad de las finanzas públicas".

Los ingresos tributarios fueron impulsados por los derechos de exportación. "Si se excluye el efecto de estos últimos, la recaudación tributaria evidenciaría una dinámica superior al nivel de precios", precisó un comunicado del Ministerio de Economía.

Respecto al gasto, por un lado se registraron menos pagos de intereses a nivel interanual (-19,8%) por la reestructuración de la deuda, mientras que, por el otro, el rubro del gasto que más crece es la inversión de capital (149,8%), impulsando la expansión del gasto primario (43,4%, $19.706 millones).

El análisis por finalidad refleja un incremento en la inversión de transporte ($ 5.033 millones; 224% interanual), en particular por las erogaciones de la Dirección Nacional de Vialidad para obras de rehabilitación y mantenimiento en red por sistema de gestión integral ($ 1.062 millones), construcción de autopistas y autovías ($ 984 millones) y repavimentación de rutas nacionales ($ 441 millones).

En lo relativo a las transferencias de capital a las provincias, se destacó el aumento para educación asociado a programas de infraestructura y equipamiento e innovación y desarrollo de la formación tecnológica ($ 2.373 millones).

Los ingresos totales del Sector Público Nacional (SPN) ascendieron a $ 523.897 millones (49,3%) , sostenidos por el buen desempeño de los derechos de exportación, que crecieron un 196% en comparación con el mismo mes de año pasado.

Si se excluye lo recaudado por este tributo, los ingresos registrarían una expansión en términos reales del 14,4%.

En cuanto al desempeño del resto de los tributos, se destacan aquellos que dependen en mayor medida de la actividad económica, como Ganancias, con una suba del 96,3%, y los alcanzados por la Ley de Solidaridad, como Bienes Personales (300%).

En el capítulo erogaciones del SPN, el gasto corriente registró una suba de 37% por menores pagos de intereses.

Las transferencias corrientes se incrementaron $ 65.428 millones (58,8% interanual), de los cuales $ 52.128 millones correspondieron al sector privado.

En este universo destacan las erogaciones del Ministerio de Desarrollo Social en concepto de Políticas Alimentarias ($ 6.561 millones), impulsado por el incremento del 50% del valor de la asignación de Tarjeta Alimentar; adicionalmente, el programa Potenciar Trabajo registró un incremento de $ 5.192 millones.

Por su parte, el programa Acciones de Empleo, cuyo principal componente es el programa de Recuperación Productiva (Repro II), registró una suba de $4.442 millones.

Mediante este último, se pagó una asistencia de entre $ 9.000 y $ 18.000 por trabajador a más de 320.000 asalariados registrados del sector privado. (Télam)