El segmento de los aperitivos registró un crecimiento de entre 4 y 5% en 2020, pese a la pandemia de coronavirus, y plantea un escenario optimista para este año, además de posibilitar nuevas inversiones, destacaron desde el sector.

"El 2020 fue un año muy particular, que nuestra industria terminó en forma bastante más positiva que lo que todo el mundo pensaba en marzo o abril", dijo a Télam Nicolás Vilcinskas, director general de Argentina, Perú y Sudamérica del Grupo Campari.

Vilcinskas agregó: "Venimos con caídas en el consumo masivo desde hace tres o cuatro años, así que tener un año de crecimiento en aperitivos de 4 o 5% se puede considerar un buen año".

"Para este año, en los primeros meses vemos un comportamiento similar a los que se vienen dando en los meses anteriores; hay que ver qué pasa en el resto del año", adelantó.

Para el ejecutivo, "cuanto más lejos (en el tiempo) más influyen distintas variables como el tipo de cambio, la inflación y los precios, que pueden modificar la mirada que podamos tener".

No obstante, reiteró, "entramos al año con una mirada positiva, optimista, trabajando en reforzar la conexión con nuestro consumidor, generar la empatía porque hoy la situación, si bien fue cambiando, seguimos en una incertidumbre sobre lo que va a pasar a nivel global, con restricciones, imposibilidades de viajar, contagios".

Además de "entender lo que está pasando con el consumidor en cada uno de estos momentos y tratar de generar este vínculo emocional, tenemos que poner el foco en entender la dinámica de los canales, cómo capitalizar el e-commerce, qué va a pasar con el mercado de cercanía, con las grandes superficies, hay muchos trabajo comercial ahí", añadió.

Para Vilcinskas, "la pandemia nos enseñó que la diferencia está en los detalles y queremos ir a buscar esas oportunidades, porque en la Argentina siempre hay oportunidades".

"La dificultad de mantener la rentabilidad en un mercado tan volátil exige poner el foco en la parte productiva, ser eficiente, encontrar nuevas ideas, cambios de productos o formas de producir", remarcó.

Las bebidas espirituosas representan el 5% del volumen de bebidas alcohólicas y 93% son fabricadas localmente, según la Federación Argentina de Destilados y Aperitivos (FADA).

Asimismo, dos tercios de las bebidas espirituosas (74% en el caso de los aperitivos) se consumen en forma de trago, mezclado con otra bebida (gaseosas, jugos), siempre según FADA. (Télam)