Los dirigentes de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias se quejaron hoy de que el campo carece de un "interlocutor" válido en el Gobierno, aclararon que, a pesar de la medida de fuerza, están "abiertos al diálogo", y reclamaron "no regalarle el mercado de la carne a Brasil y Uruguay".

La dirigencia agropecuaria recordó el enfrentamiento mantenido en el 2008 durante el gobierno de Cristina Kirchner, cuando hubo una protesta masiva contra la implementación de retenciones móviles a las exportaciones, conocida como "la 125", que finalmente no pudo ser ratificada por el Congreso y cayó.

"Creo que las medidas que están tomando son muy similares a la 125, muy similares. No queremos llegar a mayores", advirtió Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Dijo que en el sector agropecuario están "convencidos que vamos a defender los derechos del sector productivo. Si termina o no en una 125 no lo sabremos".

Para Chemes, que el conflicto no termine siendo efectivamente una 125 será "responsabilidad" del Gobierno

Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), aseguró que la voluntad del sector es "terminar con el conflicto", que "no haya una escalada "y continuar a través del "diálogo".

La Mesa de Enlace dice que el único interlocutor que tienen en el Gobierno es el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, quien -aseguraron- no firmó el comunicado de suspensión de las exportaciones de carne vacuna, aunque es su área de incumbencia.

"Hay una interna tremenda en el Gobierno", repitieron varias veces los presidentes de las cuatro entidades en la conferencia de prensa virtual que brindaron este mediodía al señalar que a un sector del oficialismo no le gusta un campo y tienen una concepción de éste con "cien años de atraso".

Todavía no hay ninguna reglamentación, ni normativa, y un trascendido indicó esta tarde que el Gobierno podría dar marcha atrás con la medida, aunque el presidente Alberto Fernández la confirmó durante la mañana.

El comunicado del Gobierno que llegó a los frigoríficos exportadores lo firmaron el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. Todavía no hay ninguna reglamentación, ni normativa, y un trascendido indicó esta tarde que el Gobierno podría dar marcha atrás con la medida, aunque el presidente Alberto Fernández la confirmó durante la mañana.

Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural, dijo que "todos los mercados" de la carne argentina se ven afectados con la suspensión de las exportaciones.

Dijo que perjudica "desde la carne de alta calidad que va a Europa hasta la vaca de descarte que no consumimos en Argentina y que es demandada por China". También lamentó que los países competidores de la Argentina "festejan" el cierre argentino, como Brasil y Uruguay, que "se van a quedar con nuestros mercados". MAF/JC/OM NA