La ejecutiva alemana del Banco Central Europeo (BCE), Isabel Schnabel, considera necesario seguir subiendo las tasas de interés de forma significativa a un ritmo constante para alcanzar niveles suficientemente restrictivos que garanticen el retorno de la inflación al objetivo de 2% a medio plazo.

"La inflación no disminuirá por sí sola", advirtió Schnabel durante un evento del Banco de Suecia, y agregó que los datos preliminares de inflación de diciembre apuntan a una suba persistente de las presiones subyacentes, por lo que las condiciones de financiación deberán volverse restrictivas para resolver el problema de inflación, según la agencia DPA.

La ejecutiva del BCE anticipó que las tasas aún tendrán que "aumentar significativamente a un ritmo constante", y agregó que si bien este endurecimiento de las condiciones de financiación encarecerá la financiación de renovables y tecnologías verdes, sería "engañoso" utilizar este argumento "como chivo expiatorio" de un mayor retraso en la transición verde.

Para Schnabel, restaurar la estabilidad de precios de manera oportuna proporcionará las condiciones para que la transición verde pueda prosperar sosteniblemente, advirtiendo que la barrera más grande para una descarbonización rápida sigue siendo la falta de progreso por parte de los gobiernos en la implementación de los compromisos climáticos.

En cualquier caso, la ejecutiva aseguró que el BCE está listo para intensificar los esfuerzos para apoyar la lucha contra el cambio climático, con el objetivo a largo plazo de que todas sus acciones de política monetaria estén alineadas con los objetivos del Acuerdo de París.

"Sin perjuicio del mandato principal del BCE de estabilidad de precios, estamos obligados a apoyar las políticas económicas generales de la Unión Europea en consonancia con nuestro objetivo secundario", puntualizó.

En este sentido, Schnabel destacó que el BCE ya integra consideraciones sobre cambio climático en sus modelos macroeconómicos y que abordará más los riesgos climáticos en los marcos de control de riesgos y garantías, incluyendo eventualmente divulgaciones corporativas relacionadas con el clima obligatorias, para que los bonos sigan siendo elegibles como garantía en las operaciones de refinanciación.

Además, recordó que el BCE está sesgando su cartera de bonos corporativos hacia aquellos emisores con mejores puntuaciones climáticas, a fin de eliminar el sesgo existente hacia las empresas intensivas en emisiones.

"Esto significa hacer más ecológicas nuestras tenencia de bonos, incluidos los del sector público, así como nuestras operaciones de préstamo y el marco de garantías", explicó Schnabel, señalando que ello requiere cambios estructurales en el marco de la política monetaria más que ajustes en la función de reacción de la institución. (Télam)