El Comité de Política Monetaria del Banco Central del Brasil (Copom) decidió hoy por unanimidad, en Brasilia, elevar la tasa de interés básica en 0,50 punto porcentual o 50 puntos básicos, al fijarla en 13,25% anual.

En un comunicado, el Copom indicó que "entre los riesgos al alza para el escenario inflacionario y las expectativas de inflación, se destacan una mayor persistencia de las presiones inflacionarias globales; y una incertidumbre sobre el futuro del marco fiscal del país y de las políticas fiscales que impliquen sostener la demanda agregada, parcialmente incorporada a las expectativas de inflación y precios de activos. Entre los riesgos a la baja, destacamos una posible reversión, aunque parcial, del aumento de los precios de las materias primas internacionales en moneda local; y una desaceleración de la actividad económica más acentuada que la proyectada"

El organismo reveló que "se evaluó que las medidas tributarias en curso reducen significativamente la inflación en el presente año, aunque elevan, en menor medida, la inflación en el horizonte relevante de política monetaria. El Copom considera que el entorno particularmente incierto y volátil requiere serenidad en la evaluación de riesgos".

Para la próxima reunión, el Copom prevé un nuevo ajuste, de igual o menor magnitud.

"El Copom observa que la creciente incertidumbre de la situación actual, sumada a la etapa avanzada del ciclo de ajuste y sus impactos aún por observar, exige una cautela adicional en su desempeño. El Copom enfatiza que los pasos futuros de la política monetaria podrán ajustarse para asegurar la convergencia de la inflación a sus metas, y dependerán de la evolución de la actividad económica, el balance de riesgos y las proyecciones y expectativas de inflación para el horizonte relevante de la política monetaria", puntualizó el organismo.

Finalmente, el Copom enfatizó que "este escenario asume una trayectoria de la tasa de interés que finaliza 2022 en 13,25% anual, se reduce a 10% en 2023 y a 7,50% en 2024. Optamos por mantener la premisa de que el precio del petróleo sigue aproximadamente la misma curva futura durante los próximos seis meses, finalizando el año en US$110/barril, y aumentando 2% anual a partir de enero de 2023. Además, se adopta la hipótesis de bandera arancelaria "amarilla" en diciembre de 2022, 2023 y 2024. En este escenario, las proyecciones de inflación del Copom se sitúan en 8,8% para 2022, 4% para 2023 y 2,7% para 2024. (Télam)