Los precios del petróleo subieron más del 2%, su nivel más alto desde que se iniciara la pandemia, como consecuencia de una caída sorpresiva en los inventarios de crudo en Estados Unidos.

El barril de la variedad WTI subieron 2,1% para cerrar en 45,90 dólares mientras que el tipo Brent escaló en igual proporción para pactarse en 48,90 dólares, según cifras suministradas por la agencia Bloomberg.

El petróleo logró su precio más alto de los últimos ocho meses, desde el 5 de marzo, justo antes de que estallara la crisis del coronavirus.

Los inversores recibieron de manera positiva una caída de 754.000 barriles en los inventarios de petróleo de EE.UU., una cifra que contrastó contra los pronósticos de un aumento que esperaban los expertos.

Los inventarios del mayor centro de almacenaje de petróleo del mundo, en Cushing, Oklahoma, cayeron 1,7 millones de barriles, según informó la Administración de Informaciones de Energía.

El precio del WTI, sin embargo, se vio limitado por el temor a que el consumo del petróleo siga sin aumentar en el futuro, ya que la demanda de combustibles en EE.UU. de la semana pasada descendió en unos 128.000 barriles.

Los precios del petróleo crudo se están negociando a sus niveles más altos desde principios de marzo, apoyados por el optimismo del mercado, respecto de las vacunas.

Pero este optimismo ahora está apuntando a la reunión que mantendrán los países productores el próximo lunes y martes, para decidir eventuales recortes en la producción.

La OPEP +, compuesta por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, incluida Rusia, se inclina a retrasar el aumento de la producción del próximo año a pesar de un aumento en los precios.

En tanto, el oro se mantuvo en equilibrio en los 1.810 dólares la onza. (Télam)