Las empresas Edenor y Movistar comenzaron a aplicar recursos de la Internet de las Cosas (IoT) en la red de distribución eléctrica, lo que permitirá realizar lecturas remotas de medidores inteligentes y sumar la posibilidad de detectar fallas, conexiones clandestinas, cortes y otras alertas en el tendido.

Las empresas comunicaron hoy que comenzaron las pruebas piloto de medidores remotos con (IoT) para hacer mas eficiente el tendido eléctrico que la distribuidora tiene en más de 20 municipios del noroeste del Gran Buenos Aires y de la Capital Federal, con casi 9 millones de habitantes.

"A partir de la necesidad de optimizar la infraestructura, Edenor comenzó la búsqueda de una solución que permitiera detectar fallas, conexiones clandestinas, cortes y demás, de forma remota en el tendido eléctrico, con el fin de brindar una respuesta instantánea y efectiva para solucionar diversos problemas", explicó la distribuidora en la presentación del sistema.

En ese sentido, se destacó que el primer objetivo es "implementar mediciones remotas de medidores inteligentes que provengan de centros de transformación, obteniendo así parámetros para mejorar la calidad de servicio de los clientes”, lo que comenzó a implementar con redes inalámbricas.

Mediante un acuerdo con Movistar Empresas, se implementó la posibilidad de contar con un piloto que permitiera hacer una lectura remota sobre el consumo eléctrico y así optimizar la red brindando una mejor experiencia a sus clientes.

Oscar Kovalow, Gerente de Telecomunicaciones de Edenor explicó que “esta tecnología permite desarrollar comunicaciones eficientes, de manera segura y fiable, usando un ancho de banda muy bajo con una alta durabilidad de las baterías de los dispositivos".

De esta manera, se logró implementar por primera vez en una empresa de servicios públicos las nuevas tecnologías IoT (4G NB- IoT, en este caso) para la transmisión de datos, lo que representa el primer paso hacia la digitalización de los medidores para empresas distribuidoras de servicios.

El proyecto, llevó más de 6 meses de pruebas, testeos y análisis de datos, consistió en brindar simcards de prueba, además de asesoramiento y capacitación en la utilización de herramientas junto al proveedor de software de Edenor quien recibió y procesó los datos transmitidos por la red.


(Télam)