Dirigentes y economistas bonaerenses del Frente de Todos celebraron el paquete de medidas de estímulo fiscal anunciado por el Gobierno nacional para paliar los efectos de la segunda ola de la pandemia de Covid-19, alertaron sobre la elevada inflación en alimentos y pidieron que el superávit comercial permita estabilidad y una acelerada recuperación económica.

El documento se basó en un informe técnico de coyuntura económica, y sostiene que “una importante parte del superávit comercial se evapora en el mercado de cambios especulativo”.

“El paquete de estímulo fiscal anunciado por el Gobierno para compensar el efecto económico del nuevo aislamiento impuesto por la segunda ola de la pandemia involucra una cifra de $ 485.000 millones, lo que representa el 1,3% del PIB, y el cual tiene tres destinatarios: las empresas, las familias y el sector salud”.

De este monto, corresponden $71.000 millones (14,6%) para empresas, $292.000 millones (60,2%) para familias y $122.000 millones (25,1%) para la atención sanitaria.

Mediante el reporte explicaron que el Gobierno inició el presente año con el objetivo de mantener la “tranquilidad económica, entendida ésta como la reducción de la volatilidad de las principales variables: tipo de cambio, precios y tasa de interés, procurando alinearlas en torno a las previsiones contenidas en Presupuesto para el año en curso”.

De ahí que las dos prioridades de política pública que fueron establecidas resultaron. por un lado, “la prudencia fiscal, que se tradujo en una acelerada disminución de la brecha entre recursos y gastos abierta en el 2020; y además, la regularización de las deudas con los organismos multilaterales (FMI y Club de París), como paso posterior a la reestructuración de las obligaciones con el sector privado”.

“En la comparación entre el 1er cuatrimestre de 2020 y el 1er cuatrimestre de 2021, se observa que el déficit primario disminuyó 79,1% interanual (de $384.742 millones a $80.594 millones) y el déficit financiero bajó 59,1% interanual (de $590.680 millones a $241.440), lo que se explica por un crecimiento muy fuerte del Ingreso total equivalente al 63,8% interanual, tasa de variación que tiende a duplicar el aumento verificado tanto en el gasto primario (del 27,4%) como en el gasto total (del 33,1%)”.

En tanto, el gasto evolucionó de acuerdo con el informe por debajo de la inflación minorista del período analizado -que fue del 44,2% anual- presentando caídas en términos reales del 13,2% para el gasto total y del 8,3% para el gasto primario.

También advirtieron que es necesario desacoplar los precios internos de los externos, y refirieron que “los aumentos de los precios internacionales de las materia primas que exporta el país y que influyen en el costo de los alimentos a nivel local son una de las causas a considerar por parte de los encargados de monitorear el mercado interno”.

Además, aseguraron que “también se deberá trabajar sobre el comportamiento de algunos monopolios, y la posibilidad de garantizar el abastecimiento local y exportar los excedentes, mediante cupos de exportación, podría ser una herramienta”.

Ante la fuerte necesidad de garantizar superávits comerciales para financiar básicamente el pago de una deuda externa, en la actual negociación para reprogramar los pagos con los organismos internacionales el gobierno se encuentra en la encrucijada de plantear que las exportaciones superen las importaciones, y a la vez, "que el déficit fiscal primario sea el menor posible para no agravar el endeudamiento”.

El equipo que elaboró el documento fue conformado por el exviceministro de Economía de la Nación y actual secretario administrativo del Senado provincial, Roberto Feletti, y el exsenador de la provincia de Buenos Aires y actual director General de Planificación Estratégica de la Cámara alta bonaerense, Juan Manuel Pignocco, entre otros. (Télam)