Economistas de las principales instituciones financieras alemanas exigieron una mejora significativa del ritmo de vacunación para ayudar a superar la situación económica creada por la pandemia de coronavirus.

"Necesitamos una mentalidad de ir a por todas en cuanto a vacunación, test y rastreo de contactos, único modo de salir del bloqueo de forma sostenible", dijo Fritzi Köhler-Geib, economista jefa del grupo bancario estatal KfW a la agencia de noticias DPA.

Para la economista de la Universidad de Núremberg Veronika Grimm, del denominado grupo los "Cinco Sabios" que asesoran al Gobierno alemán, "en última instancia, la mejor solución es un rápido progreso de la vacunación".

Katharina Utermöhl, del grupo asegurador Allianz, subrayó que "hay una carrera entre la vacunación y el virus" y que no espera que 70% de la población esté vacunado para el final del segundo trimestre, sino "más bien un 30%".

Los economistas germanos rebajaron sus previsiones de crecimiento para 2021 debido al actual confinamiento: "La economía alemana ha empezado 2021 en falso", apuntó Utermöhl.

"Hemos rebajado un poco nuestras previsiones iniciales para el año", agregó por su parte Marc Schattenberg, del Deutsche Bank, para quien el crecimiento en 2021 será sólo de 3,7%.

En tanto, para Utermöhl sería de 3,4%; y, según Grimm, para el Consejo de Expertos del Gobierno alemán será de algo más de 3,0%.

Las consecuencias de la pandemia parecen golpear más a los menos protegidos: "Cerca de 38% de los miniempleos del sector de las artes, el entretenimiento y el ocio y 50% del sector de la hostelería han desaparecido", alertó Grimm.

"Son más de 500.000 empleos", recalcó, aunque agregó que cree que esos puestos de trabajo pueden recuperarse una vez el virus remita.

La economía alemana se beneficia de la buena marcha de la industria: según Grimm, los nuevos pedidos están por encima de los niveles anteriores a la crisis:

"La producción industrial sigue una tendencia al alza, impulsada por la demanda exterior; China y Estados Unidos nos están lanzando un salvavidas", observó Utermöhl al describir la situación de la industria germana en clave exportadora, y añadió que 15% de los pedidos proceden de las dos mayores economías del mundo, actualmente en auge.

Los economistas alemanes ven buenas perspectivas para el resto de la coyuntura en el segundo semestre.

"Si es posible una flexibilización (de medidas) a finales del segundo trimestre, el poder adquisitivo que ha estado paralizado podría convertirse en el motor", dijo Schattenberg.

"En el verano (europeo) esperamos un crecimiento significativo y un tercer trimestre realmente fuerte", completó Utermöhl. (Télam)