Cuatro áreas del Gobierno nacional, en línea con las premisas que se aplican a nivel mundial, acordaron hoy generar las condiciones para que el sector financiero pueda atraer inversiones públicas y privadas que contribuyan a alcanzar objetivos económicos, ambientales y sociales en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS).

El Ministro de Economía, Martín Guzmán, el presidente del BCRA, Miguel Pesce, el titular de la Comisión Nacional de Valores, Adrián Cosentino, y la superintendenta de Seguros de la Nación, Adriana Guida, firmaron hoy una declaración conjunta que apunta al objetivo compartido de impulsar el desarrollo de las finanzas sostenibles en Argentina.

El concepto de finanzas sostenibles fue acuñado por la Comisión Europea​ para referirse al financiamiento y los respectivos arreglos institucionales y de mercado, que contribuyen a lograr un crecimiento fuerte, sustentable, equilibrado e inclusivo, mediante el apoyo directo e indirecto al marco de los ODS.

Naciones Unidas estima que para cumplir con ellos se necesitan entre 5 y 7 billones de dólares de inversión cada año hasta 2030, indica un trabajo elaborado y coordinado por la Red Española del Pacto Mundial, que advierte que "estimaciones más recientes fijan la cifra en 6 billones de dólares anuales",

"El sector bancario y de seguros y el mercado de capitales (conjuntamente "sistema financiero") tienen un rol fundamental para impulsar la movilización de forma escalable de los recursos necesarios para catalizar inversiones públicas y privadas que contribuyan a alcanzar objetivos económicos, ambientales y sociales en el marco de los ODS y, a la vez, para responder al cambio climático a través del financiamiento de estrategias de mitigación y adaptación", indicaron los firmantes de la declaración.

Por ello, destacaron la necesidad de que "el sistema financiero aborde, mediante un enfoque prudencial, la gestión de los riesgos financieros relacionados con el clima a los que está expuesto".

"Así, un sistema financiero más resiliente a la eventual materialización de estos factores de riesgo contribuirá a la estabilidad y desarrollo financiero en una manera consistente con el logro de los ODS", explicaron.

El acuerdo se selló en el marco de la Mesa Técnica de Finanzas Sostenibles (MTFS) y en el mismo el Gobierno se comprometió a: impulsar el desarrollo de las finanzas sostenibles en el país y promover una adecuada incorporación, gestión, regulación y supervisión de los riesgos asociados a los criterios sociales, ambientales y de gobernanza (ASG).

Esto también incluye los riesgos financieros de balanza de pagos, asociados al clima, con el objeto de diseñar políticas que contribuyan al fortalecimiento, el desarrollo y la estabilidad del sistema financiero argentino.

Además, elaborarán una agenda conjunta de largo plazo que permita a las entidades bajo su supervisión desarrollar las capacidades necesarias para identificar, gestionar e incorporar los criterios ASG en sus estrategias de negocio.

Buscarán avanzar en la evaluación de los potenciales riesgos a la estabilidad del sistema financiero y de la balanza de pagos, vinculados a los factores ASG, incluidos los riesgos financieros asociados al clima y a la transición hacia una economía baja en carbono y, de ser necesario, definir acciones de supervisión y/o regulación para mitigar sus impactos.

Se comprometieron además, a continuar fortaleciendo internamente las capacidades de sus equipos para definir mecanismos regulatorios que contribuyan a la adecuada gestión de estos riesgos por parte de los supervisados.

Asimismo, se promoverán canales de comunicación, mecanismos de trabajo conjunto y espacios de coordinación entre el sector público y privado, que permitan avanzar en la incorporación de los criterios relacionados a las finanzas sostenibles como un elemento clave en la estrategia de desarrollo de largo plazo del sistema financiero argentino.

Contribuirán, en el marco de la MTFS, en el diseño de una Estrategia Nacional para el desarrollo de las finanzas sostenibles en Argentina, y continuar sensibilizando y concientizando a los diferentes actores del sector bancario, de seguros y del mercado de capitales argentino sobre estos riesgos y, en consecuencia, esperan que las entidades bajo su regulación y supervisión comiencen a identificarlos, a gestionarlos adecuadamente y a incorporarlos en sus decisiones de crédito e inversión.




(Télam)