El secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, afirmó hoy que las grandes constructoras pagarían el nuevo impuesto a la Renta Inesperada, cuyo proyecto ingresó formalmente hoy el Congreso, sólo si las firmas aumentan sus márgenes o los mantienen altos, en 10% o más.

"Los fabricantes de cemento y las constructoras grandes pagarán renta inesperada sólo si aumentan sus márgenes (aumento de precios por encima de sus costos), o si mantienen altos márgenes (10% o más, definido por OCDE/G20 como "renta no rutinaria")", precisó Arias a través de su cuenta de Twitter.

De esta forma, Arias salió al cruce de los comentarios del diputado de Juntos por el Cambio Martín Tetaz, quien también vía Twitter, había sugerido que las constructoras "deberían pagar impuestos como si se hubiesen beneficiado de la guerra", luego de haber arrojado resultados con despachos récord de cemento en mayo.

Arias, por su parte, agregó que unos "136 países, convocados por la OCDE y el G20 (que concentra a los países más desarrollados del mundo), acordaron el 10% del margen como "renta no rutinaria" y sujeta un esquema especial de imposición". (Télam)