Los ómnibus de larga distancia no ingresaron hoy a la Terminal de Retiro por alrededor de 4 horas, debido a un conflicto suscitado entre el concesionario de la Terminal y las empresas prestadoras de los servicios, lo cual finalmente se normalizó a partir de la intervención de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

El origen del conflicto se dio porque TEBA, la empresa a cargo de la concesión, aumentó unilateralmente el denominado “toque de dársena”, que es el uso de las plataformas por parte de las empresas, tanto para los arribos como para las partidas, informaron fuentes oficiales.

TEBA justificó el aumento en una resolución del Ministerio de Transporte, pendiente de publicación, en la que se refiere a la posible habilitación del aumento de “toque de dársena”.

Pero en la medida en que no estén finalizados los análisis de costos y el impacto del gasoil, como así también otra serie de factores y combinaciones económicas que todavía, la resolución está pendiente, por lo cual ese aumento no se puede aplicar aún.

Desde el inicio del conflicto, la CNRT manifestó su voluntad de interceder en la solución de la situación, pero aclararon que no formaban parte de la resolución del mismo.

Debido a que TEBA aplicó el aumento unilateralmente, las empresas se negaron a abonar el aumento, y por ese motivo el concesionario no permitió el ingreso de los micros tanto para recibir como para dejar pasajeros.

Finalmente, la intervención de la CNRT y la Policía Federal posibilitó la normalización, después de varias horas, de las operaciones en la Terminal, mientras se avanza en la resolución del conflicto de fondo. (Télam)