Diputados de Juntos por el Cambio (JxC) criticaron hoy el nuevo instrumento creado por el Banco Central (BCRA) para incentivar que los productores agropecuarios vendan su cosecha de soja antes del 31 de agosto próximo, al que calificaron como "un parche" que consiste en "un programa en cuotas y por rubros".

El Banco Central estableció un mecanismo hasta fines del próximo mes por el cual los productores recibirán una cobertura de cambio por hasta el 70% de la venta de granos que concreten y, por el 30% restante, la posibilidad de comprar dólares a tipo de cambio oficial más impuesto PAÍS y retenciones a cuenta que percibe la AFIP, a un tipo de cambio "dólar ahorro", que ayer equivalía a $226,05 pesos por cada unidad de dólar.

Una delegación de la bancada radical -encabezada por su titular Mario Negri- recorrió hoy la Exposición Rural 2022, donde expresaron sus críticas la medida establecida por el BCRA.

Asistieron, además de Negri, Ricardo Buryaile, Karina Banfi, Juan Martín, Marcela Coli, Gabriela Lena, Sebastián Salvador y Miguel Bazze.

Negri dijo que "el Gobierno no tiene un plan: te hace un programa en cuotas y por rubro. Primero te dijeron que no, pero ahora te dicen que, hasta agosto, un pedacito de lo que liquides de soja te lo doy a un dólar, el otro 70 % déjamelo depositado”.

Por su parte, Buryaile, presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, afirmó que “el análisis que hace el Gobierno es de neto corte especulativo respecto a la soja. El productor vende cuando necesita, lo va a hacer si necesita al precio que sea".

"Pero como cualquiera, va a querer retener parte del fruto de su trabajo, de sus ahorros, porque tiene que ir cumpliendo con sus obligaciones, muchas de las cuales se pagan justamente con soja”, agregó.

Destacó que “no es cierto que haya 20.000 millones de dólares sin liquidar. Hay 13.000, y de esos 13.000 los productores se llevan 3.000 y el Gobierno se queda con los otros 10.000, ya que en Argentina el productor cobra el 28 % de lo que cobra un productor de soja en otra parte del mundo, el resto se la queda toda el Estado”. (Télam)