La Gendarmería Nacional detuvo hoy en la provincia de Catamarca al titular de la empresa Adhemar Capital, que también operaba en las provincias Tucumán y Córdoba, imputado por los delitos de lavado de dinero, comercialización no autorizada de moneda extranjera y asociación ilícita, informaron fuentes judiciales.

Se trata del empresario Edgar Adhemar Bacchiani titular de la financiera Adhemar Capital quien hoy fue detenido en su domicilio de capital catamarqueña por personal de Gendarmería Nacional por disposición del juez federal de Catamarca, Miguel Ángel Contreras.

La empresa Adhemar Capital fue denunciada en las provincias de Catamarca, Córdoba y Tucumán por delitos de estafa a personas que transferían su dinero para que este fuera invertido en criptomonedas, ofreciendo a cambio, tasas de interés exorbitantes que en algunos casos llegaban a porcentajes de más del 50%.

Además de Bacchiani, también fueron detenidos sus socios José Blas y Alexis Sarroca quienes fueron alojados junto al titular de la empresa en la unidad Operativa Federal Catamarca de la Policía Federal.

“La causa continúa con la indagatoria la semana próxima y los delitos que se le imputan son lavado de dinero, comercialización no autorizada de moneda extranjera y asociación ilícita”, dijo hoy en diálogo con Télam el juez Contreras.

En esta línea, el magistrado hizo referencia a las causas que se abrieron en el resto de las provincias y señaló que “la justicia tucumana remitió todo para acá y de Córdoba se tiene que expedir la Corte para saber definir si la causa continua en poder de ellos los de Adhemar Córdoba o viene a acumularse con el resto en Catamarca”, afirmó.

Finalmente, Contreras se refirió a los inversores que reclaman su dinero, “estamos pensando qué se puede hacer con respecto a los ahorristas, pero desde nuestro lado o tenemos nada que ver, nosotros investigamos los delitos que tienen que ver con la acción pública”, dijo.

La justicia también dictaminó hoy que efectivos de la División Investigaciones de Catamarca y de Córdoba allanen la casa del empresario, como así también las oficinas de la empresa.

(Télam)