El Observatorio de la Energía (OETEC) resaltó hoy que casi 4 millones de hogares, es decir unos 12 millones de personas, se verían alcanzadas por la ampliación del beneficio de "zona fría" que permitiría una reducción en las facturas de gas de entre un 30% y un 50% menos.

"Desde OETEC, esperamos su pronta sanción. Una iniciativa que viene a saldar un reclamo histórico generando igualdad de oportunidades en las zonas climáticas más difíciles y en los segmentos más postergados de la población bajo una concepción energética profundamente humanista y genuinamente federal", afirmó Belen Ennis, directora del Observatorio.

El trabajo presentado por Ennis precisó que "así como está, la 'zona fría' beneficia a 778.530 usuarios y usuarias residentes de las áreas bioclimáticas que involucran a Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén y La Pampa".

En el mismo sentido, detalla que la actual configuración del beneficio llega a cubrir una parte marginal de Buenos Aires, el corredor cordillerano de La Puna y la ciudad de Malargüe, en Mendoza.

Lo que propone el proyecto presentado por el Frente de Todos, y otros dos bloques que acompañaron la iniciativa, es prorrogar por diez años con algunas modificaciones el Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de Gas creado por la Ley 25.565 y aumentar el universo de beneficiarios de la Tarifa Diferencial.

"Con la ampliación, el beneficio se extendería, en efecto, a 3.022.224 hogares más en cuatro provincias nuevas que se sumarían al esquema: Córdoba, Santa Fe, San Luis y San Juan", precisó Ennis.

En el caso de Buenos Aires, pasaría de 11.072 hogares a un total de 1.186.063, agregándose importantes ciudades, como Mar del Plata y Bahía Blanca, y la totalidad del frente marítimo.

"De extender la zona fría, casi 4 millones de hogares (entre los que ya pertenecían al régimen y los que se añaden) empezarían a gozar de esta bonificación en la factura del gas", agregó la titular del OETEC.

Ese incremento de hogares representaría unos 12 millones de argentinos que pagarían entre un 30% y un 50% menos el precio de este servicio público esencial.

"Para ser más concretos, en números, hablamos de 2.590.646 nuevos beneficiarios de la Tarifa Diferencial que tendrían un descuento del 30% sobre el total de la factura y otros 431.686 usuarios y usuarias, que ya tienen la Tarifa Social, pero que adquirirían la Tarifa Diferencial con una reducción adicional del 50% en las boletas del gas", agregó.

Se mantendría, en ese esquema, la reducción del 50% en las tarifas de los casi 780.000 hogares que poseen actualmente el beneficio.

En términos jurisdiccionales, la ampliación de la zona fría abarcaría un total de 14 provincias, así como 94 departamentos

"Se trata de la mitad del país cubierto con descuentos del 30% o 50% en las facturas residenciales de gas, lo que le daría al programa muchísima más amplitud en términos de equidad y federalismo", resaltó Ennis.

Tal como destacó la semana pasada el interventor del Enargas, Federico Bernal, para el OETEC "el régimen en cuestión no tendría ningún tipo de impacto fiscal ya que se autofinanciaría (y así lo hace en la actualidad) a través de un recargo cobrado sobre uno de los componentes de las facturas de gas" que es el precio del gas natural en PIST, que no puede superar el 7,5% y que se ubica en 4,46%.

Se prevé, en este sentido, que para 2021 el recargo sea de 5,23%, esto generaría un impacto mínimo en las facturas de los usuarios de zonas templadas y cálidas (= 0,32%, aproximadamente $4 por factura). (Télam)