El déficit fiscal de los Estados Unidos superó los US$ 735.000 millones durante los primeros cuatro meses del año presupuestario iniciado en octubre, como consecuencia de los efectos económicos producidos por la pandemia del Covid-19, según informó hoy el Departamento del Tesoro.

La caída de los ingresos tributarios derivados de la baja actividad económica y el aumento de las ayudas a las familias y a las empresas produjeron un incremento en el desequilibrio presupuestario.

El Departamento del Tesoro informó que el déficit hasta ahora para el año presupuestario que comenzó el 1 de octubre es 89% más alto que el déficit de US$389.200 millones, acumulado en el mismo período hace un año".

Las cifras se conocen en momentos en que el Capitolio discute ampliar el paquete de estímulo financiero a 1,9 billones de dólares.

El déficit del año pasado hasta enero aún no se había visto afectado por la pandemia, que comenzó a afectar a Estados Unidos en febrero.

El informe mostró que el gasto durante los primeros cuatro meses de este año presupuestario aumentó un 22,7% a 1,92 billones de dólares en comparación con el mismo período del año pasado, mientras que los ingresos fiscales del gobierno disminuyeron un 0,8% a 1,19 billones de dólares.

Para enero, el déficit totalizó un récord para el mes de 182,8 mil millones de dólares. Una de las categorías de grandes gastos el mes pasado incluyó 139 mil millones de dólares, para otra ronda de pagos de ayuda económica individual autorizados por la medida de ayuda de 900 mil millones de dólares que el Congreso aprobó a fines de diciembre.

El presidente Biden está presionando para que el Congreso apruebe otra medida de alivio de $ 1,9 billones que proporcionaría una ronda de pagos de 1.400 dólares mientras que la medida de diciembre incluyó pagos individuales de 600 dólares. (Télam)