El secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación, José Ignacio de Mendiguren, destacó hoy el trabajo del Gobierno para sostener y aumentar los niveles de actividad y empleo que se registran en el país, y resaltó que en el trimestre julio-septiembre sólo se abrieron 51 expedientes por suspensiones laborales.

Tras participar de un almuerzo con la conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA), junto al ministro de Economía, Sergio Massa, De Mendiguren expresó que "la prioridad es seguir creciendo mientras se ordenan las variables macroeconómicas".

"Estamos sorteando una coyuntura difícil por la escasez de dólares pero la producción está respondiendo y casi no se registran suspensiones”, sostuvo Mendiguren, al revelar que “los datos muestran que en el trimestre julio-septiembre de este año se abrieron apenas 51 expedientes por suspensiones laborales y casi ninguno en la industria sino en comercio y servicios".

En referencia a los dólares necesarios para la importación de insumos para la producción nacional, detalló: "hay problemas pero las importaciones aumentaron en agosto un poco más del 36% respecto al mismo mes del año pasado por una suba de 15,3% en precios y de 18,2% en cantidades".

"Tenemos un récord en lo que va del año, por más de US$ 57.000 millones; mi obsesión es mantener el nivel de actividad”, agregó.

Según el último informe del Centro de estudios para la Producción (CEPXXI), en agosto la actividad industrial creció casi 5% interanual, con un mayor consumo en plantas de las industrias más relevantes, y 11,1% respecto del mismo mes de 2019.

“Llevamos 612.000 empleos formales, con sectores productivos creciendo muy fuerte como la industria de servicios basados en el conocimiento, que lleva 25 meses ininterrumpidos de alza y ronda 300 mil puestos formales por primera vez en la historia”, indicó el secretario.

De acuerdo al trabajo, el empleo ya lleva 18 meses de expansión y mantiene el mayor ritmo de generación de trabajo desde 2011; y, sólo de mayo a junio, se crearon 63.100 puestos de los cuales aproximadamente la mitad pertenecen a puestos generados por el sector privado.

La recuperación del empleo es generalizada, con 11 de 14 sectores productivos creando puestos de trabajo formales respecto a un año atrás.

Asimismo, la tasa de desocupación en el segundo trimestre fue de 6,9%, la más baja en 7 años, con todos los aglomerados urbanos en un dígito.

En tanto, la tasa de empleo (ocupados cada 100 habitantes) llegó a 44,6%, la mayor desde que hay registro: unas 1,7 millones de personas pasaron a ser ocupadas en el último año.

Si bien el empleo formal viene creciendo con fuerza, lo más dinámico en el último año fue el segmento asalariado informal, admitió la cartera industrial en un comunicado.

“Hay una Argentina productiva en movimiento, que produce y crea empleo. Vengo recorriendo varias provincias y ahí veo una realidad con pleno empleo y equilibrio fiscal. Lo que se ve por delante no es la catástrofe que se transmite desde la city porteña”, concluyó De Mendiguren. (Télam)