La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados continuará mañana con la ronda de consulta sobre la reforma a la ley de alquileres, donde expondrán asociaciones de inquilinos y de corredores inmobiliarios, tras lo cual comenzará una etapa de búsqueda de acuerdo parlamentario, que está centrado en la extensión de contratos y su actualización.

Si bien el objetivo acordado entre las bancadas parlamentarias era comenzar mañana el debate parlamentario, el viernes último las autoridades de la comisión -conducida por la legisladora Cecilia Moreau- decidieron realizar otra jornada de consultas con los sectores involucrados en este mercado.

Tras concluir las reuniones informativas donde expusieron las asociaciones de entidades de inquilinos, de martilleros, cámaras inmobiliarias y miembros de Defensa del Consumidor, comenzará el debate interno entre los legisladores.

De este modo, es poco probable que en la semana se firme el dictamen de comisión ya que los legisladores podrían estirar ese plazo hasta la primera semana de mayo, debido a que existen muchas diferencias entre los 27 proyectos presentados por los diputados de diferentes fuerzas políticas.

Los puntos que se discuten son reducir el contrato mínimo de tres a dos años y la actualización de un año a seis meses, y evaluar algún cambio en el mecanismo para calcular esos ajustes que hoy se establecen en base a la inflación y aumento salarial promedio.

Fuentes parlamentarias señalaron que hay diferentes posturas tanto en el Frente de Todos donde hay legisladores que coinciden con las asociaciones de inquilinos en no modificar la actual ley, mientras que otros buscan introducir cambios porque sostienen que se debe ayudar a mejorar la oferta de viviendas para alquilar.

Tampoco hay una postura única en Juntos por el Cambio donde los sectores reconocidos como "los halcones" del Pro quieren la derogación de esa ley y que el mercado se regule por el Código Civil y Comercial, mientras que la mayoría se pronuncia por volver a los contratos de dos años y una actualización semestral como era hace dos años.

Fuentes parlamentarias señalan que, sin embrago, parece estar descartado cualquier cambio impositivo, como los que propusieron el oficialista José Luis Gioja de gravar la vivienda ociosa, o la iniciativa de Rogelio Frigerio (JxC) de eximir impuestos a los Bienes Personales.

Los diputados acordaron comenzar a analizar a fines de marzo la posibilidad de modificar la ley de alquileres ante los problemas que empezaron a aparecer en el sector, por el cual hay una baja de la oferta de las viviendas para alquilar. (Télam)