Los concesionarios de autos de Latinoamérica manifestaron su preocupación por los efectos aún desconocidos de la pandemia, la caída mundial en la comercialización de vehículos y el aumento de la importación de autos usados y sin control que tienen una relación directa con el impacto ambiental, la inseguridad vial y el delito.

Asílo manifestaron las concesionarias tras la reunión de la Asociación Latinoamericana de Distribuidores de Automotores (Aladda), donde el directivo de la Asociación de Concesionarias de Automotores de la República Argentina (Acara) Alejandro Saubidet Bilbao, fue elegido presidente de la institución.

La Aladda agrupa a todos las asociaciones que representan a los sectores concesionarios de los 19 países de la región.

El presidente de Acara, Ricardo Salomé comentó que con la conducción de la entidad se dará "una batalla permanente para fortalecer al sector en el escenario global, con una pandemia que venido ha alterar todo, desde las relaciones personales, comerciales, técnicas y la aceleración de nuevos avances tecnológicos en motorizaciones híbridas y autónomos".

"Los distintos países están estableciendo nuevas reglamentaciones de circulación vehicular y tenemos a la comercialización de vehículos cayendo a nivel mundial con retracción en las ventas sin precedentes", describió Salomé.

En ese mismo sentido, cuestionó que "las terminales e importadores comenzaron a realizar ofertas por internet sin la participación de los distribuidores, hábito que a la fecha casi todas aplican".

"El tiempo que deberemos afrontar no será fácil, con cambios a nivel mundial en cuanto comercialización, servicios, movilidad y fusiones que ya en Europa han concentrado varias marcas. Por eso, el sector concesionario regional e internacional debe estar más unido que nunca y continuar la lucha por la prohibición de la importación de vehículos usados en los países que afrontan dicho flagelo aumentando la inseguridad , la evasión fiscal, la accidentología, y la contaminación", completó Salomé.


(Télam)