Con la propuesta de subir el piso del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias a 150 mil pesos, 1.267.000 trabajadores y jubilados quedarán exentos del pago de este tributo, que además se reducirá para el 90 por ciento de las empresas.

En la provincia de Buenos Aires dejarán de pagar el gravamen 568.967 empleados y empleadas, jubilados y jubiladas.

Esta iniciativa permitirá volver al porcentaje histórico de que solo pague este impuesto alrededor del 10 por ciento de los que tienen mayores ingresos.

El proyecto de ley, que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados y pasó al Senado, supone un esfuerzo fiscal de más de 40 mil millones de pesos que será orientado de manera directa al bolsillo de los trabajadores y jubilados, potenciando el consumo y el mercado interno.

El aumento del monto desde el cual se paga el impuesto a 150 mil pesos (frente a los 74.810 y los 98.963 pesos desde los que tendrían que pagar un soltero y un casado con dos hijos, respectivamente, a partir del 1 de enero de 2021), permitirá volver al porcentaje histórico de que solo pague este impuesto alrededor del 10 por ciento de los que tienen mayores ingresos.

A diciembre 2019, el impuesto lo pagaban 2,1 millones de personas, lo cual representaba el 23,3 por ciento de empleados y empleadas en relación de dependencia. Aún con la suba automática de las deducciones de enero 2021, lo hubiesen pagado 2 millones de trabajadores y jubilados, el 22 por ciento del total.

El nuevo régimen será retroactivo al 1° de enero de 2021.

Para los jubilados, el proyecto eleva la deducción actual de seis a ocho haberes mínimos y elimina el requisito de no tener otros ingresos. Asimismo, el aguinaldo quedará taxativamente exento del pago para sueldos y haberes de hasta 150 mil pesos brutos mensuales.

Además, con la modificación al proyecto original, que aumenta la progresividad del impuesto en las distintas escalas, el 90 por ciento de las empresas afectadas pagará un 25 por ciento, y solo el 10 por ciento de ellas aportará el 35 por ciento.