La suba de tasas de interés de política monetaria que fijó el miércoles último el Banco Central (BCRA) -de 44,5% a 47%- comenzó a regir a partir de hoy e impactará de manera inmediata en el retorno de los depósitos a plazo fijo en pesos, de todos los bancos del país, como una forma de evitar que la suba de precios afecte los ahorros de los depositantes.

En el caso de los depósitos de hasta $ 10 millones hechos por personas humanas, el nuevo piso garantizado de tasa nominal anual (TNA) es del 46% -antes era de 43,5%- para los depósitos a 30 días, lo que representa un rendimiento mensual del 3,833% y un rendimiento anual efectivo del 57,1%.

Para el resto de los depósitos a plazo fijo del sector privado la tasa mínima garantizada es del 44%, con una Tasa Efectiva Anual de 54,1%.

Esto quiere decir que si hoy una persona hace un plazo fijo por 30 días de $ 100.000, al finalizar el plazo recibirá $ 103.833, es decir los $ 100.000 que había depositado en un primer momento más un interés de $ 3.833.

Sin embargo, si decidiera al final de ese plazo hacer un nuevo plazo fijo por 30 días con el dinero inicial más los $ 3.833 ganados en intereses, obtendría al final del plazo $ 107.813, es decir los $ 103.833 depositados a principio de mes más un interés de $ 3.979.

En caso de no haber cambios en la tasa de interés durante el próximo año, si ante cada vencimiento la persona volviera a hacer un nuevo plazo fijo por 30 días con el capital inicial y los intereses ganados, en 12 meses tendría $ 154.100. Es decir, los $ 100.000 depositados inicialmente más un interés de $ 54.100. (Télam)