La siembra de maíz comenzó en el centro del área agrícola durante la semana, tras las lluvias de los últimos días con la incorporación de las primeras 160.000 hectáreas, informó hoy la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

De esta manera, ya se incorporó el 2,3% de las 7,1 millones de hectáreas estipuladas para la campaña en curso, que podría aportar una producción récord de 55 millones de toneladas.

Las renovadas reservas hídricas en parte de los cuadros presupuestados para el cereal, permitió que las labores se concentraran en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

Por el lado del trigo, de las 6,6 millones de hectáreas implantadas con trigo, luego de las lluvias, el 67% del área mantiene una condición hídrica adecuada/óptima, e incluso "se registraron algunos focos aislados de excesos", marcó la BCBA.

En cuanto a la condición de cultivo, el 78 % del área se encontraba entre normal y excelente, mientras que el 22% en condición regular/mala se concentraba casi exclusivamente sobre el norte del área agrícola, donde el 100% del cereal se encuentra de encañazón en adelante bajo condiciones restrictivas de humedad.

Respecto al girasol, la entidad recortó la estimación de siembra de girasol en 50.000 hectáreas hasta las 1,65 hectáreas, debido a la "imposibilidad de llevar adelante la siembra en la región NEA por déficit hídrico".

Sin embargo, sobre el centro y sur del área agrícola, las lluvias de la primera quincena de septiembre afianzaron la intención de expandir área.

Por lo tanto, a pesar de este nuevo ajuste, en comparación al ciclo previo se mantuvo un incremento del 13,8%. (Télam)