Un equipo integrado por funcionarios del Ministerio de Economía y del Banco Central mantuvo hoy en Washington una reunión con el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el objetivo de avanzar en un entendimiento técnico para un nuevo acuerdo entre el organismo y la Argentina.

La delegación argentina arribó ayer a la capital de Estados Unidos y, si bien los pasajes de regreso aún no tienen fecha precisa, la previsión es que las conversaciones se extiendan a lo largo de la semana.

El equipo argentino está compuesto por el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, el viceministro de Economía, Fernando Morra; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo; el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi; el subgerente general de Investigaciones Económicas del Banco Central, Germán Feldman, y el director y vicepresidente segundo de la entidad monetaria, Jorge Carrera.

Por el organismo multilateral participa el equipo dirigido por la directora adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de la Misión Argentina, Luis Cubeddu, entre otros directivos.

El Gobierno argentino busca alcanzar un entendimiento técnico durante diciembre, según las palabras del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Desde el Palacio de Hacienda dijeron a Télam que “la misión es estrictamente técnica” y que "el objetivo es continuar avanzando en los entendimientos”, para acordar un nuevo programa que permita refinanciar el préstamo tomado en 2018, por casi US$45.000 millones.

Click to enlarge
A fallback.

El Gobierno argentino busca alcanzar un entendimiento técnico durante diciembre, según las palabras del ministro de Economía, Martín Guzmán.

El paso siguiente será que el entendimiento se discuta en el Congreso, de manera que cuente con un apoyo político y social, y luego en el Directorio del organismo multilateral.

Lo que queda medianamente claro es que la conducción del FMI analizará durante la semana del 20 de diciembre, los resultados de una evaluación interna del programa anterior, que fue suscripto por el expresidente Mauricio Macri, que se encuentra suspendido desde los últimos meses de 2019.

Voceros del FMI indicaron a Télam que "la Evaluación Ex-Post se concibió como un mecanismo para trazar lecciones después de que se completa un acuerdo de acceso excepcional".

De esta forma, "para los países donde se contempla un nuevo programa posterior, es deseable completar la Evaluación Ex-Post antes de que el Directorio Ejecutivo lo considere", precisó el vocero del organismo,

"Como tal, esperamos que el Directorio Ejecutivo del Fondo discuta el informe en la semana del 20 de diciembre", completó la fuente.

Este análisis también fue reclamado por el presidente Alberto Fernández la semana pasada, en un discurso que pronunció en la Conferencia Industrial organizada por la UIA, donde pidió que antes de que se cierre el nuevo acuerdo el organismo haga una evaluación "de lo que fue el fallido programa Stand-by por el que se desembolsaron US$44 mil millones que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales".

"Necesitamos que el FMI haga esa evaluación, eso nos va a ayudar a terminar de entendernos, es un paso necesario en este camino. Para poder escribir una nueva página necesitamos cerrar el capítulo anterior", dijo el Presidente.

"Queremos generar un acuerdo que nos permita refinanciar los abultadísimos vencimientos de deuda para los próximos tres años a los que se había comprometido el gobierno de Mauricio Macri", agregó el jefe del Estado.

Antes de la evaluación del préstamo otorgado al gobierno de Cambiemos, el directorio del Fondo Monetario debatirá -el lunes 13 de diciembre- la política de sobretasas que aplica el organismo, otro de los pedidos formulados por la Argentina que sumó el respaldo de los países que integran el G20 y de otros foros multilaterales.

La importancia de esta cuestión radica en que una disminución en las sobretasas podría ayudar a la Argentina a disminuir en el futuro el costo de financiamiento del nuevo programa que alcance con el FMI.

El gobierno de Macri contrajo con el Fondo una deuda por un monto total de US$ 57.100 millones, aceptando una mayor tasa de interés por haber recibido un monto que superaba su cuota dentro del organismo multilateral.

Esta sobretasa o sobrecargo representa para el país unos US$ 1.000 millones anuales.

El programa anterior del acuerdo stand by prevé el pago de vencimientos muy concentrados, de alrededor de US$19.000 millones en 2022 y otros US$19.000 millones en 2023.

La Argentina busca reprogramar dichos vencimientos en un nuevo programa de Facilidades extendidas, de 10 años de duración.

A la vez, busca dar pelea a nivel multilateral para deducir los recargos por intereses de los préstamos excepcionales, y extender plazos.

El objetivo final del Gobierno es poder sellar un acuerdo con el FMI que sea sustentable antes de marzo de 2022, para cumplir también con los plazos acordados con el Club de París. (Télam)