Más de 350 economistas del colectivo Economía Política para la Argentina (EPPA) manifestaron su apoyo a la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, al considerar que "hará partícipes a las y los jubilados del crecimiento económico" y que "garantizará el inicio de un nuevo círculo virtuoso de la economía".

"Suscribimos a la fórmula que fue propuesta por el Ejecutivo Nacional porque creemos que es la mejor alternativa para recomponer los haberes de las y los jubilados a largo plazo, haciéndolos partícipes de los beneficios del crecimiento económico", indicó la organización a través de un comunicado que lleva la firma de más de 350 economistas.

El colectivo recordó que la nueva fórmula "es similar a la Ley N° 26.417 que estuvo vigente desde el año 2008 al 2017, período en donde se registró una recuperación sustancial del poder adquisitivo de los pasivos".

La nueva fórmula establece que los aumentos de los haberes jubilatorios sean determinados por la variación de los salarios de los trabajadores (Ripte) y la recaudación impositiva de la Anses.

EPPA destacó que, "para el cálculo de la variación de los salarios, se prescinde del Índice de Salarios del Indec, ya que se busca mayor transparencia en la fórmula".

"Para ello, el Ripte se erige como el indicador más adecuado por su confección y que no ha sido objetado política ni judicialmente", consideró.

Asimismo, indicó que "se incorpora la cláusula 'legislación constante' que establece que las modificaciones en la política tributaria o en las condiciones de acceso a los beneficios no tendrán efectos en la movilidad; dicha cláusula protege a los jubilados y pensionados de los cambios legislativos".

Según el informe, "el proyecto de Ley con la nueva fórmula de movilidad jubilatoria es superador respecto de la Ley N° 27.426 porque no sólo generará un incremento del poder adquisitivo de los haberes jubilatorios, sino también que contribuye a la estabilidad macroeconómica al reducir el déficit y al crecimiento económico por sus efectos positivos sobre la demanda agregada".

"Que el esquema de aumento de las jubilaciones y pensiones se establezca a partir de la evolución de los salarios y la recaudación tributaria de Anses significa garantizar la sostenibilidad en el tiempo, de igual manera, que hace partícipe a los jubilados y pensionados de los beneficios del crecimiento económico sin poner en riesgo la sustentabilidad fiscal", destacó.

Recordó que "la fórmula sancionada en diciembre del 2017 durante la administración de la alianza Cambiemos estaba definida por la variación del 70% del IPC y el 30% por el Ripte".

"Esta fórmula era desestabilizante en términos macroeconómicos, ya que ajustaba con nueve meses de rezago y amplificaba las ya asfixiadas arcas públicas en contextos de estanflación", consideró.

Por otra parte, agregó el colectivo Economía Política para la Argentina, "al tratarse de una fórmula que esencialmente consideraba la inflación, no coparticipaba a las y los jubilados de los contextos en los que la economía crece".

Con la nueva fórmula, "en tiempos de crecimiento económico, los haberes jubilatorios crecerán como resultado de las mejoras salariales y de la mayor recaudación", concluyó. (Télam)