Tito, el auto eléctrico que el fabricante de electrónica Coradir lanzó a la preventa la semana pasada en San Luis, debió cerrar la oferta ante la duplicación de la demanda y se prepara para una nueva en junio con más de 150 interesados en adquirirlo.

Así lo indicó hoy a Télam el presidente de la empresa, Juan Manuel Baretto, y explicó: “Ofrecimos 50 unidades en preventa y nos pidieron 100, por lo que debimos cerrar la preventa y delinear una nueva, en la que ya tenemos 150 interesados, por lo que Tito superó ampliamente nuestras expectativas y nos sorprendió muchísimo”.

“Argentinos y argentinas de 16 provincias se anotaron para adquirir el auto, por lo que aproximadamente 97 unidades están destinadas al territorio nacional y sólo cuatro o cinco quedarán en San Luis”, describió.

Y, aclaró que "los interesados cuentan con seis entidades bancarias con distintas líneas de crédito para hacer la operatoria y entre ellos hay variedad de edad, sexo y residencias”.

La preventa de este auto fue lanzada la primera semana de mayo con 50 unidades disponibles y un 20% de descuento sobre el precio final, para el prototipo que funciona con un propulsor eléctrico y gasta un 90% menos que un naftero.

El modelo se suma al cordobés Volt y el Sero Electric, fabricado en el Parque Industrial Tecnológico Aeronáutico de Morón (Pitam) en la provincia de Buenos Aires, y compite con un valor oficial del dólar minorista del Banco Nación, ahora en $ 98,75, por lo que el precio final hoy es de $ 1.185.000 con IVA incluido.

Tito se presenta como un vehículo sin combustible y económico, libre de ruido, con una autonomía de 100 kilómetros y una velocidad máxima de 65 kilómetros por hora, y fue pensado para ser utilizado en la ciudad con una inversión de US$ 1,5 millón.

La empresa tiene su matriz en San Luis, nació en 1995 y se dedica a la fabricación y venta de artículos de electrónica y electrodomésticos como computadoras, notebooks, celulares, accesorios, aspiradoras y televisores. (Télam)