Alrededor del 60% de las superficie total sembrada con maíz de primera en Entre Ríos presenta una condición óptima, con una caída de algo más del 30% respecto a diciembre pasado, a causa de la falta de lluvias registrada a partir de la segunda quincena de ese mes, según un informe de la Bolsa de Cereales de la provincia.

De esta forma, sobre un total de 360.000 hectáreas implantadas, 212.400 hectáreas presentan en la actualidad una condición óptima.

La entidad bursátil entrerriana precisó que el 5% de la superficie sembrada presenta una muy buena condición -24 puntos menos que en el informe anterior-.

A esto se suma que el 54% de la siembra de maíz de primera muestra una condición buena; un 35% regular y el 66% restante se encuentra en malas condiciones.

La condición buena disminuyó, la regular aumentó y aparecieron hectáreas consideradas malas ya que en algunas áreas el proceso de llenado se acortó, se secaron hojas basales, y se produjo caída de la espiga y reabsorción de granos, entre otros inconvenientes.

A través de su sistema de información (Siber), el organismo indicó que, en la primera quincena de diciembre, las lluvias "acompañaron el proceso de formación de granos".

En tanto, en la segunda quincena, cuando se produce el llenado de granos, las lluvias se interrumpieron y la humedad del suelo no alcanzó a cubrir la demanda del cereal, principalmente en la zona sur y oeste.

La cosecha del maíz de primera implantado en Entre Ríos comenzará a mediados de febrero, y se espera un rendimiento promedio de entre 5.500 y 6.000 kilogramos por hectárea, por debajo del promedio del último lustro (6.600).

Las perspectivas más bajas de rendimiento se sitúan en el sur de la provincia (departamentos Gualeguay, Gualeguaychú, Tala y Uruguay), ya que tan solo el 39% de la superficie cultivada se encuentra entre buena y muy buena.

Asimismo, en el resto de las zonas la condición buena a muy buena se posiciona entre el 63 al 96 por ciento del total. (Télam)