Los precios de los granos cerraron con altibajos en el mercado de Chicago, en una jornada en la que se destacó la caída en los contratos más cercanos de la soja y una nueva suba del trigo, que ya suma seis ruedas consecutiva en alza.

El contrato de agosto de la oleaginosa cayó 0,29% (US$ 1,56) hasta los US$ 528,83 la tonelada, mientras que el de septiembre decreció 0,08% (US$ 0,46) hasta los US$ 513,59 la tonelada.

El resto de las posiciones ajustaron con aumentos en sus cotizaciones.

Los resultados se explicaron porque "la ausencia de precipitaciones en los pronósticos para las próximas dos semanas en las principales regiones productoras del medio-oeste norteamericano podría afectar el desarrollo de los cultivos, que se encuentran próximos a ingresar a un período crítico", indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Asimismo, la corredora Granar agregó que "la tranquilidad que se aprecia del lado de la demanda china, por la caída de sus márgenes y por el buen aprovisionamiento desde Brasil, también le está restando sostén a los precios de la soja".

Esto también afectó al precio del aceite que retrocedió 2,32% (US$ 34,39) para concluir la jornada a US$ 1.443,12 la tonelada.

En tanto, la harina de soja ganó US$ 4,74 y se ubicó en los US$ 407,63 por tonelada.

Por su parte, el trigo trepó 1,46% (US$ 3,77) y se posicionó en US$ 261,16 la tonelada, marcando su sexta jornada consecutiva de subas.

"A los problemas con el trigo de primavera por la sequía que amenaza con acentuar la caída de la cosecha total del cereal en EE.UU., se suman ahora los problemas que atraviesa la recolección en países de la Unión Europea, como Alemania y Francia, por los excesos de humedad", explicó Granar.

Además, se añade "la desmejora de las perspectivas en Rusia donde el progresivo aumento del arancel flotante para las ventas externas le está restando estímulo a las exportaciones del principal proveedor mundial del grano fino".

Por último, el maíz en su contrato de septiembre ajustó sin cambios y permaneció en US$ 225,09 la tonelada, pero el resto de las posiciones del cereal finalizaron con incrementos en sus cotizaciones.

"El impulso siguió ligado al clima y a las condiciones de sequía que afectan el oeste –Iowa– y el norte –Minnesota– del cinturón sojero/maicero y el este de las Dakotas", señaló Granar.

En adición, la BCR indicó que "las ganancias registradas en el mercado de trigo propiciaron un efecto contagio y dieron soporte a las cotizaciones de los granos amarillos". (Télam)