El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Carlos Castagneto, mantuvo hoy una reunión con directivos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en la que analizaron propuestas de los empresarios para planes de facilidades de pago, tasas diferenciales y distintas medidas para mejorar el desempeño de pymes.

Puntualmente, CAME le solicitó a la AFIP una reducción del 50% de la actual tasa de interés resarcitorio y punitorio; dirigir los embargos bancarios a un solo banco y no a la totalidad del sistema, para evitar la multiplicación de los fondos embargados; y llevar a once adelantos iguales el certificado el régimen de anticipos de persona jurídica que deban presentar las pymes, "atento a lo gravoso que representa actualmente el 25% del primer anticipo", entre otras cuestiones.

La reunión se realizó en la sede de la AFIP y contó con la participación del presidente de CAME, Alfredo González.

Castagnetto, por su parte, estuvo acompañado por la directora general de los Recursos de la Seguridad Social, Mara Ruiz Malec, y el subdirector general de Recaudación, José Bianchi, entre otros funcionarios.

"Nuestro objetivo es ampliar la base de contribuyentes, controlar el empleo registrado, simplificar los trámites para las pymes y diferenciar a los ciudadanos que cumplen de aquellos que buscan operar al margen de la ley”, aseguró Castagneto.

Por su parte, González dijo que hay que evitar que las micro, pequeñas y medianas empresas "se vayan del sistema" ya que “cuando se incurre en una mora de impuestos es porque no hay forma de afrontarlos. Un financiamiento a tasa especial es, para el 90% de las pymes, una cuestión de supervivencia”.

"Nosotros trabajamos en su formalización y por eso pedimos tasas diferenciales”, señaló el titular de CAME, quien sostuvo que las solicitudes responden a que en la pospandemia hubo "una cantidad importante de embargos" y que "si bien existen planes de pagos, son a muy corto plazo".

Al respecto, el titular de la AFIP explicó que “las ejecuciones empezaron por los dos años de pandemia”.

“Somos conscientes de que tenemos que aliviar al que paga los impuestos. Estamos recuperando esa presencia en la calle que no pudimos tener durante la pandemia. Hay que tener mayor cantidad de contribuyentes y así allí vamos. Pero nuestra prioridad son las pymes”, completó Castagneto. (Télam)