El canciller alemán, Olaf Scholz, se pronunció hoy a favor de una mayor globalización para afrontar la crisis energética y las interrupciones en las cadenas de suministro que azotan a gran parte de Europa..

“No tengo buena opinión de la desglobalización”, dijo Scholz ante unos 600 representantes del sector económico en el marco de los encuentros empresariales en Baden-Baden, según la agencia DPA.

En esta línea, el canciller alemán sostuvo: “No estoy de acuerdo con abandonar lo que posibilitó el bienestar y el progreso de las últimas décadas en todo el mundo, y que de repente nos concentremos todos en nosotros mismos”.

Asimismo, advirtió que el mundo se vuelve más multipolar que nunca, ante lo cual llamó a mirar no sólo hacia Asia, sino también hacia África y Latinoamérica, donde están surgiendo muchas naciones influyentes, consideró.

“Queremos conseguir a toda costa que este sea un mundo que coopere” en el cual, puntualizó Scholz, la Unión Europea tiene mucho para aportar.

Asimismo, el mandatario alemán destacó que la solución de los problemas que se están dando a nivel mundial no es la renuncia, sino el crecimiento y el progreso económico.

Al respecto, remarcó que no se puede obligar a los ciudadanos en Asia o África a desistir de ciertas cosas, en cambio se les puede ofrecer tecnologías que se ocupen de “que el mundo mantenga este bienestar sin que el clima y la biodiversidad sufran por eso”.

Si bien calificó de “gran éxito” las medidas que tomó el Gobierno alemán para independizarse lo más posible del gas ruso, Scholz reconoció que “aún no están resueltos todos los problemas que se generaron por el aumento extremo de los precios de la energía”.

No obstante, “lo superaremos”, concluyó el dirigente alemán en Baden-Baden, donde se reúnen numerosos ejecutivos para realizar presentaciones, talleres y debates económicos. (Télam)