Entidades empresarias de distintos rubros de la producción y los servicios expresaron hoy al Gobierno nacional la necesidad de no afectar el desarrollo de esas actividades al entender que la industria y el comercio, en el cumplimento de los protocolos recomendados por la autoridades sanitarias, no son focos de contagio de coronavirus.

La Federación Económica de Buenos Aires (Feba); la Asociación de Industriales de Buenos Aires (Adiba), la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba) y la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (Ceipba) afirmaron hoy que "el Gobierno debe encontrar un equilibrio entre salud y trabajo".

"El comercio de proximidad, incluida la gastronomía no es parte del problema, sino parte de la solución durante todo el proceso de pandemia. El sector no ha sido el espacio de contagio del virus Covid-19 y ha trabajado activamente en la elaboración y cumplimiento responsable de los protocolos sanitarios de cada actividad", expresaron en un comunicado conjunto.

En consecuencia, las entidades consideraron que "agregar más restricciones sería un golpe terminal para el comercio y la industria" y si hubiese necesidad de hacerlo con alguna actividad en particular solicitaron "sea asistida para poder garantizar su subsistencia".

En similar sentido, la Unión de Trabajadores del Turismo Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA), la Federación Empresaria Hotelero Gastronómica (FEHGRA ), y las cámaras de la Asociación de Hotelería, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) se manifestaron de manera conjunta "en reclamo de poder continuar ejerciendo su derecho al trabajo".

"La manera de luchar contra este enemigo invisible no es cercenando o prohibiendo actividades económicas y de sustento de los trabajadores sino con la responsabilidad individual y colectiva de todos los habitantes y la dirección férrea y seria por parte de nuestros gobernantes", expresaron.

En ese sentido, las entidades manifestaron su intención de "acercar posiciones con las autoridades y continuar con el funcionamiento de los locales con protocolos aprobados, que incluye el aforo del 30% tanto en el interior del establecimiento como al aire libre".

"Somos un espacio seguro para trabajar. No somos foco de contagio, sino una fuente enorme de empleo", aseveraron al lamentar el cierre de más de 10 mil locales y la pérdida de más de 150 mil puestos de trabajo, a lo que suma el riesgo de otros 20.000 empleados.

La Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA) manifestó también su preocupación por la situación del sector frente a las nuevas medidas adoptadas por el DNU 241.

"Estamos convencidos que las heladerías artesanales y su cadena de comercialización no constituyen una fuente de contagios, sino por el contrario, son el sostén de miles de familias de trabajadores y comerciantes en todo el país" aseguraron al entender que "las consecuencias del supuesto “relajamiento social” no pueden ser trasladadas a las fuentes de trabajo". (Télam)