Las principales cámaras del sector turístico advirtieron hoy que enfrentan una "situación excepcional nunca antes vista" y que en algunos destinos las cancelaciones de reservas son de entre el 95% y el 100% y con perspectiva nula para los dos próximos meses.

"Estamos en una situación excepcional nunca antes vista en la cantidad de cancelaciones de viajes producto de las restricciones y el cierre de fronteras", dijo a Télam Fabricio Di Giambattista, vicepresidente de Turismo de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

"Con el cierre de fronteras, lo que antes era una reubicación, hoy se transforma en postergación o en devolución, dentro de un sistema complejo que no está vendiendo nada a futuro", señaló el directivo.

Desde la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT) también describieron un panorama similar.

"La caída ha sido directa tanto para destinos con huéspedes internacionales como nacionales y se reflejaron muchas cancelaciones del segmento corporativo y de eventos", explicó Roberto Amengual, presidente de AHT y de la cadena hotelera Amerian.

"Hay casos en el país de una baja del 100% de ocupación, pero el promedio lo vemos en el orden del 85% y 95%", indicó, y resaltó el cierre temporal de hoteles en distintos destinos del país "por no tener ocupación".

El empresario situó "entre el 0% y 5% la ocupación actual a nivel nacional con proyección a fin de marzo, con perspectiva nula para los próximos 60 días".

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, de acuerdo a los datos que maneja AHT, la hotelería de alta gama tuvo pérdidas por más de US$ 20 millones desde la aparición del virus.

Sobre el empleo, Amengual dijo que "se están adelantando vacaciones, licencias y más", por lo que consideró fundamental "lograr incentivos (fiscales e impositivos) tendientes a mantener las fuentes de trabajo".

Similar panorama describió Graciela Fresno, presidenta de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), quien explicó que por la epidemia "se produjo una caída nacional de las reservas, a cero en muchos casos".

"Habiéndose cancelado la totalidad de las reservas de extranjeros y notándose una importante merma de las nacionales, podemos afirmar que los hoteles del país están ya cerca de no tener ninguna ocupación", señaló.

En relación a las pérdidas económicas, manifestó que todavía no fueron evaluadas, debido a que aún se desconoce la extensión temporal que tendrán las medidas restrictivas, aunque anticipó que "serán totales si la ocupación tiende a cero".

"El futuro se ve con mucha preocupación tanto en hotelería como en gastronomía, dado que sin actividad será imposible mantener los establecimientos abiertos, mantener las fuentes de trabajo, o pagar impuestos", resaltó.

Otra de las voces que consideraron "muy negativo" el avance del virus, provino de la provincia de Santiago del Estero, a través del presidente de la Cámara de Turismo provincial (Catuse), Miguel Figueroa.

"Se produjeron cancelaciones del orden del 95% para mayo y del 100% para abril en la provincia y hay hoteles que hoy están cerrando sus puertas, como en el caso de Las Termas de Río Hondo, donde dos hoteles emblemáticos decidieron cerrar sus puertas por 15 días", reveló.

"Es un impacto muy negativo para el sector, sobre todo para el turismo emisivo, que abarca a la mayoría de las agencias de la provincia", sostuvo Figueroa.

En relación a las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la pandemia, todos coincidieron, aunque con matices, en que fueron acertadas.

"Las medidas están bien en el sentido de que las personas que trabajan en el tema son las más informadas del país, por lo que considero que las decisiones que se tomen serán las adecuadas", sostuvo Di Giambattista.

Amengual destacó, por su parte, que los hoteles afiliados a la AHT "aumentaron las tareas de higiene y sanidad y cumplen con todos los protocolos comunicados por las autoridades", aunque enfatizó sobre la necesidad de flexibilizaciones en las contribuciones patronales, en determinados impuestos, y el otorgamiento de créditos blandos.

La postura de Fehgra es coincidente con la de AHT y, si bien están de acuerdo con las medidas de contención, solicitaron la "ayuda del Estado para resolver los daños" que estas traen aparejados, además de la "urgente declaración de la emergencia económica para el sector".

Figueroa definió como "buenas" a las medidas preventivas, aunque consideró que "deberían ser más fuertes".

"Debería declararse cuanto antes la emergencia económica del sector turístico", dijo en coincidencia con Fehgra, aunque aclaró que "no estamos pidiendo subsidios".

Como las demás cámaras, Catuse reclamó "que se revise el tema impositivo, el de los aportes patronales y el alto costo de los servicios", de los cuales solicitaron la quita de la carga impositiva. (Télam)