La Cámara Eólica Argentina (CEA) pidió a la Secretaría de Energía de la Nación su intervención para resolver la situación en la que se encuentran las empresas del sector comprendidas en la tasa municipal que busca aplicar la ciudad de Puerto Madryn, en Chubut, a la que denominan como "impuesto al viento".

La entidad, presidida por René Vaca Guzmán, advirtió que la aplicación de este tipo de tasas municipales puedan llevar a poner en riesgo "la viabilidad de la actividad y refuerzan la ilegitimidad de las mismas".

En diciembre de 2019, los parques eólicos que habían iniciado la etapa de construcción, y en algunos casos la etapa de operación comercial, quedaron comprendidos en el territorio del Municipio de Puerto Madryn a raíz de la extensión del ejido municipal.

En ese marco, el Concejo Deliberante local puso en marcha un régimen tributario especial para los parques eólicos radicados en las afueras de la ciudad.

La Cámara sostuvo que esta acción constituye un “avance jurisdiccional ilegítimo por parte de los municipios, en franca vulneración de la legislación nacional”.

Este avance inicial derivó en que recientemente, con vigencia a partir de enero de 2021, se incorporara una nueva norma específica para parques eólicos, en virtud de la cual la tasa debe calcularse teniendo en cuenta la remuneración de la energía entregada conjuntamente con la cantidad y potencia de los aerogeneradores de cada parque.

"La decisión del Municipio se ve actualmente agravada ya que adopta a la cantidad y potencia de aerogeneradores como componentes de la base de cálculo de la tasa", sostuvo la entidad.

"La tasa resulta inaceptable en tanto no tiende a retribuir un servicio que la Municipalidad tenga la facultad legal ni técnica de prestar efectivamente con relación a la actividad e instalaciones afectadas a la generación de energía eólica", sostuvo Vaca Guzmán.

(Télam)