El sector olivícola mendocino busca que su producción de aceite de oliva virgen extra reciba la calificación DO -de denominación de origen-, a partir de un estudio impulsado por el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), organismo que depende del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza.

Las Denominaciones de Origen (DO) e Indicaciones Geográficas (IG) constituyen herramientas que permiten diferenciar y hacer distinguible la calidad de un producto vinculado con su origen geográfico.

Mendoza de esta forma podría convertirse en la primera DO de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) de la Argentina, un pedido que la provincia viene promoviendo desde hace hace tres años.

El trámite se gestiona ante el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, y está basado en los resultados de dos investigaciones: “Percepción diferencial de aceites de oliva virgen extra de Mendoza”, elaborado por los especialistas Alfredo Baroni, Gabriel Guardia, Andrea Antonietti y Cecilia Fernández.

A la que se que suma el trabajo titulado “Construcción de perfiles sensoriales para aceites de oliva viren extra de La Rioja y Mendoza”, que también fue realizada por Alfredo Baroni y Gabriel Guardia.

Esta última investigación analizó la metodología del Consejo Oleícola Internacional (COI) para diferenciar los aceites de oliva de dos regiones geográficas de gran importancia en la producción de AOVE argentinas, como La Rioja y Mendoza.

(Télam)