Autoridades de los países integrantes del Mercosur (la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) asumieron junto con sus pares de la Unión Aduanera del África Austral (SACU por sus siglas en inglés) el compromiso de analizar las implicancias de la ampliación y profundización del acuerdo de preferencias fijas vigente desde 2016.

La decisión fue adoptada durante la reciente II Reunión del Comité de Administración Conjunta (CAC) del acuerdo, realizada de modo virtual, según informaron fuentes de la cancillería paraguaya.

La unión aduanera SACU está integrada por las repúblicas de Sudáfrica, Botswana, Lesotho, Namibia y el reino de Esuatini (Suazilandia).

Actualmente, el Mercosur otorga preferencias fijas para un conjunto de 1.052 posiciones arancelarias, mientras se beneficia de preferencias por 1.064 posiciones del bloque africano.

De este modo, aproximadamente el 50% del conjunto de productos incluidos ingresan a ambos bloques comerciales libres de aranceles y el resto lo hace con aranceles reducidos.

En los últimos tres años, las exportaciones Mercosur al SACU promediaron US$ 1.461 millones y las importaciones US$ 863,4 millones, con una balanza comercial superavitaria.

Click to enlarge
A fallback.

Entre las exportaciones principales se encuentran carne, aceites crudos de petróleo, tractores y residuos de industrias alimentarias, mientras en las importaciones se destacan productos como perlas finas y preciosas en bruto, herbicidas y aluminio sin alear en bruto.

En el caso de la Argentina, durante los ocho primeros meses de este año los envíos a los cinco países del África Austral sumaron US$ 306 millones, mientras las importaciones totalizaron US$ 135 millones. (Télam)